Intensidad y duración del estrés.


La intensidad y duración del estrés, son factores que debemos tomar en cuenta cuando deseamos disminuir el estrés o eliminarlo, ya que, a mayor intensidad y mayor duración, mayores las probabilidades de que el daño físico que causen sea irreversible.


¿Conoces tu nivel de estrés?



¿Te dura mucho tiempo?



"El momento de descansar, es cuando no tienes tiempo para hacerlo". (Anónimo)




Esta sección te ayuda a:


1.- Conocer los diferentes tipos de estrés de acuerdo a su intensidad y duración.

2.- Saber qué hacer.





Tipos de estrés
según su intensidad y duración.



El estrés es parte de nuestra vida diaria, pero, de acuerdo a las situaciones que enfrentamos y a nuestras propias características, cada persona y en cada ocasión, lo vive de una manera diferente.

Básicamente, podemos clasificar al estrés de acuerdo a su:

  • Intensidad.

  • Duración.


En cuanto a la intensidad, cuando es poca y manejable, puede, incluso, ayudarnos a funcionar mejor, porque nos proporciona energía.
Cuando es de mucha intensidad, es muy desgastante para el organismo.

Cuando además, el estrés se prolonga en tiempo, provoca enfermedades físicas y mentales.

De acuerdo al tiempo que dure, podemos dividirlo en:

Estrés agudo.

Todos vivimos momentos de estrés agudo.
Es un estrés de corta duración, provocado por:

  • Las presiones y demandas de la vida diaria,

  • las preocupaciones relacionadas con un futuro cercano y/o lejano,

  • las preocupaciones y la culpa por una actuación, de la cual dudamos.

Es un estrés de corto plazo, máximo unos cuantos meses, por lo que el organismo no sufre un desgaste importante y tiene el tiempo suficiente para recuperarse.

Los principales síntomas del estrés, que se presentan en estos casos son:

  • Enojo o irritabilidad, ansiedad y/o depresión momentánea.



  • Dolores de cabeza, espalda o mandíbula y tensión en diferentes músculos del cuerpo.



  • Problemas estomacales como diarrea, estreñimiento, acidez, flatulencia y síndrome de intestino irritable, etc.



  • Activación del sistema nervioso simpático, que provoca la elevación de la presión sanguínea y ritmo cardíaco, sudor en las palmas de las manos, palpitaciones, mareos, manos o pies fríos, dificultad para respirar, y dolor en el pecho.

Este tipo de estrés es el más manejable.

regresar a los tipos de estrés.






Estrés agudo episódico.

Este tipo de estrés es el que viven las personas que:

  • Constantemente tienen prisa,

  • asumen demasiadas responsabilidades,

  • siempre tienen cosas pendientes,

  • etc.

Son personas que viven resolviendo pequeños problemas y reorganizándose constantemente, pero siempre tienen algo pendiente que los estresa.
A diferencia del estrés agudo, las personas con este tipo de estrés, no están conscientes de su problema.

Si no se maneja adecuadamente, puede convertirse en estrés crónico.

regresar a los tipos de estrés.






Estrés crónico.

El estrés crónico surge cuando la persona se siente atrapada por las situaciones que está viviendo y no puede manejarlas.
Siente que "no tiene salida", por lo que abandona la búsqueda de una solución.

Algunos tipos de estrés crónico provienen de experiencias traumáticas de la niñez, que no pudieron ser superadas y que se mantienen presentes, causando un gran dolor,a pesar de que la persona no está consciente de lo que le sucede, ni de la causa.

Cuando el estrés se vuelve crónico, los síntomas del estrés se vuelven casi invisibles, ya que pasan a formare parte de la vida diaria y la persona ya no los detecta.

regresar al índice.





¿Qué hacer?

Es importante reconocer los síntomas del estrés lo antes posible, para establecer un programa personal de manejo, que lo elimine.

Cuando te sientas estresado o angustiado, cierra los ojos (si puedes) y respira muy lentamente.
Infla el estómago al tomar aire y súmelo, al exhalar.

Respira lentamente, contando hasta 4 al tomar aire.
Sostenlo mientras cuentas hasta 3 y suéltalo lentamente contando nuevamente hasta 4.
Mientras respiras, imagina que tu cuerpo está formado de helado y que se esta derritiendo, lentamente, a medida que inhalas y exhalas y mientras tanto, repite: "me estoy relajando".

Piensa en el problema que te está angustiando.
Ahora, imagínate que estas viendo una película, en donde otra persona, de tu mismo sexo, está viviendo ese mismo problema.
Tú estás sentado tranquilamente en el cine.
El problema no tiene nada que ver contigo.

¿Qué consejos le darías?
Abre los ojos y escribe, rápidamente, dichos consejos.
No te detengas a analizarlos o calificarlos.

Ahora escoge uno de los consejos, el que creas más apropiado para ti y llévalo a cabo.
Si es necesario, utiliza todos, pero dándote el tiempo necesario para que cada uno de ellos pueda dar resultados.

Pregúntate:
¿"Esto que me preocupa, va a seguir siendo importante dentro de 3, 10 o 20 años"?
¿Sus consecuencias son terribles, como para acabar con mi vida o mi bienestar total?

Probablemente te des cuenta de que tu nivel de estrés es mayor a la magnitud del problema.

Si tu estrés se ha vuelto crónico, además de usar diferentes técnicas de manejo del estrés, es importante que cambies tu manera de pensar y tu actitud ante la vida.







Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialista en Terapia Cognitiva Conductual.
Terapia por Internet por videoconferencia.
Citas:
e-mail:.bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




Te recomiendo los siguientes artículos:
El estrés psicológico emocional.
Estrés corporal.
Síntomas y consecuencias del estrés.
Situaciones que provocan estrés.
El estrés y nuestros pensamientos.
Incertidumbre, cambio y estrés.
El estrés, las preocupaciones y el futuro.
Ideas, pensamientos, creencias y estrés.
Estilos de pensamiento equivocados.
Cambia tus pensamientos equivocados.
Acaba con las preocupaciones innecesarias.
No más preocupaciones innecesarias.
Problemas de Insomnio.
Relajación y salud.
Respira correctamente.
Cómo establecer prioridades.
Manejo del tiempo.
Como enfrentar una crisis.






¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.






Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.