Ideas, pensamientos, creencias y estrés.


Nuestro sufrimiento está relacionado con nuestra forma de pensar, pero uno de los principales problemas es que no siempre estamos conscientes de esa forma de pensar. Conoce y cambia los pensamientos que te provocan estrés u otras emociones negativas.


Descubre el poder de tus pensamientos.


¿Tu forma de pensar, refleja la realidad?


"Si 50 millones de personas creen una tontería, sigue siendo una tontería." Anatole France (Novelista y premio Nobel frances)





Gracias por tu comprensión.

El problema técnico para comprar el libro,
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS",
ya se resolvió.

Ya puedes comprarlo
y empezar a disfrutar de sus beneficios:

Descubre cómo superar las crisis,
vencer el estrés,
mejorar tu autoestima
y resolver los problemas.

Haz click en la foto:

Esta sección te ayuda a:


1.- Entender el significado e importancia de nuestras creencias sobre la vida diaria.

2.- Darnos cuenta cómo aprendemos nuestras creencias.

3.- Saber qué hacer.





¿Qué es una creencia?



Todos pensamos.
Pensamos sobre:

  • Lo que nos gusta y lo que no nos gusta,

  • lo que vemos, oímos y sentimos,

  • lo que pasó y lo que queremos que pase,

  • etc.

Son pensamientos que no nos provocan emociones fuertes.
No son determinantes en nuestra vida.

Pero existe una serie de pensamientos que si dirigen nuestra conducta y nuestras emociones, porque les damos un gran valor y una gran importancia.

Son "verdades" en las que creemos ciegamente y por eso las llamamos creencias, aunque no tienen nada que ver con la religión.

¿Te suena ilógico, exagerado?

Veamos el siguiente ejemplo:

Bertha tiene 6 años.
A su tía la abandonó su esposo, dejándola sin dinero y con 6 hijos.

Su mamá se pasa los días llorando y diciéndole todo el tiempo:
"No se puede confiar en los hombres. Son muy egoístas y sólo piensan en su bienestar. No les importa lo que le pasa a su mujer"

¿Qué crees que va a pensar Bertha sobre los hombres cuando sea mayor?
¿Cuáles crees que van a ser sus creencias sobre la relación de pareja o sobre los hombres?


Por otro lado, Martha, una compañerita de la clase de Bertha, es hija de una pareja que tiene muy buena relación.
Se quieren, se respetan y ayudan.
La mamá siempre le habla a Martha muy bien del papá.

En la familia de Martha, no se hacen comentarios desagradables sobre los hombres.
Al contrario.
El ejemplo que Martha ve a su alrededor sobre lo que es una relación de pareja es positivo.

¿Crees que cuando Martha y Bertha sean grandes, se van a relacionar de la misma manera con los hombres?

Seguramente no.
La diferencia está en lo que cada una de ellas va a creer sobre el sexo masculino.


Todos tenemos una serie de creencias que modelan nuestra vida.

La mayoría de ellas las aprendimos sin darnos cuenta y se han vuelto automáticas e inconscientes.

Uno de los principales problemas es que en ocasiones no estamos conscientes de esa forma de pensar, desconocemos esas creencias o les damos poca importancia y nos hacen sufrir.

Incluso las negamos cuando nos dicen que estamos actuando de acuerdo a esa manera de pensar.

¿Conoces a alguna persona que asegura que todos somos iguales, pero que al hablarle a un empleado o a una persona pobre, usa un tono de voz diferente que cuando habla con alguien rico e importante?

Sus palabras dicen una cosa, pero su conducta muestra lo contrario.

¿Por qué?

Sus palabras reflejan lo que es correcto socialmente o lo que la persona piensa que se debe decir para ser aceptado o admirado en su grupo social.

Quizá, incluso esa persona puede pensar que el es honesto cuando afirma que todos son iguales.
Pero su actitud muestra sus creencias verdaderas, aunque posiblemente inconscientes para él.


Nuestras creencias no sólo influyen en nuestra forma de vivir, actuar y sentir.
Pueden afectar nuestro cuerpo y nuestra salud.

Podemos ver su importancia en el siguiente ejemplo:

En un hospital se hizo un experimento con personas con cáncer.
Se dividió a la gente en dos grupos.
Les dijeron qué a todos les iban a poder quimioterapia.

A uno se le puso suero con quimioterapia normal y al otro el suero solo.
Los dos grupos perdieron el pelo.

¿Qué pasó?
Las personas que no sabían que el suero no tenía quimioterapia, creían (estaban convencidas) que se les iba a caer el pelo.


regresar al índice.





¿Cómo aprendemos nuestras creencias?


Las creencias pueden ser aprendidas o modificadas a lo largo de toda la vida.

Durante la infancia las aprendemos de:

  1. Lo que nos dice constantemente la gente importante para nosotros.

  2. La aceptación o rechazo que nos muestras nuestros padres.

  3. De alguna experiencia vivida, asociada a una emoción muy fuerte.

Como adultos:

  • De lo que escuchamos o vemos de las personas a las que consideramos valiosas, inteligentes y/o muy capaces y porque creemos en ellos, las calificamos como verdades.


  • De las experiencias que vivimos, sobre todo las relacionadas con el éxito y el fracaso.


Si nuestra autoestima es baja, la base de nuestras percepciones y conductas esta en la creencia de: “no soy capaz”, “no valgo la pena”, “siempre voy a salir perdiendo”, etc.

Independientemente de cómo se formaron tus creencias, siempre puedes modificarlas.

Pero para ello es necesario identificarlas y no siempre es fácil.
En ocasiones no estamos conscientes de ellas.
O no nos gusta reconocer que nosotros podemos tener ciertas creencias.
Pero si no lo hacemos, nunca las vamos a cambiar.


regresar al índice.





¿Qué hacer?

Observa tu conducta, cuando tienes algún problema o te sientes mal.
Descríbela, de preferencia en una hoja de papel.

Imagínate que vas al cine y ves a una persona actuando y sintiéndose tal y como tú lo describiste.

Toma una hoja de papel y escribe varias veces, en diferentes renglones "esta persona actúa así porque cree que…" y deja un espacio en blanco.
A continuación haz lo mismo, varias veces, con la frese "esta persona se siente así, porque cree que…"

Ahora, sin pensar, completa las frases lo más rápido que te sea posible.
Todas las veces que puedas. Mientras más veces mejor.
Pon lo primero que te venga a la mente.

Guarda el papel y repite el ejercicio unos días después, sin consultar la primera parte.
Compara ambas hojas y saca tus conclusiones.

Analiza si tus creencias te ayudan a vivir, relacionarte y sentirte bien o si te están perjudicando y causando problemas o malestar.
Si es así, trata de modificarlas.
Recuerda que son aprendidas y todo lo que aprendimos podemos modificarlo.

Revisa también tu
estilo de pensamiento y modifica los aspectos que te estén perudicando.

¡Conoce mi nuevo libro!
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS"!
Descubre cómo superar las crisis, vencer el estrés,
mejorar tu autoestima y resolver los problemas.

Haz click en la foto:









Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Terapia individual y de pareja.
Citas:
Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail:.bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:



Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.






Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.