El estrés corporal.


Evita el estrés que provoca el medio ambiente haciendo los cambios necesarios en tu vida y fortaleciendo tu salud.


¿Te das cuenta de todo lo que te está dañando?


No permitas que el medio ambiente
determine tu calidad de vida.


En los '60 la gente tomaba ácido para ver el mundo más loco... Ahora que el mundo está loco, toman Prozac para verlo más normal. (Anónimo)




¡Conoce mi nuevo libro!
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS"!
Descubre cómo superar las crisis, vencer el estrés,
mejorar tu autoestima y resolver los problemas.

Haz click en la foto:


Esta sección te ayuda a:

1.- Descubrir las causas del estrés corporal.

2.- Encontrar una solución.





¿Cuál es la causa del estrés corporal?

El estrés corporal es la tensión física que ciertos estímulos provocan en nuestro cuerpo.

Estos estímulos y situaciones alteran al organismo.
Ante ellos, nuestro cuerpo tiene que hacer un esfuerzo adicional para seguir funcionando adecuadamente.
A veces nos damos cuenta del daño que nos causan. Otras veces no.
Sin embargo, siempre hay un desgaste significativo.


Algunos de los más importantes son:

Mucho ruido,
muy poca o demasiada luz,
contaminación,
temperaturas extremas,
dolor,
enfermedades,
falta de sueño,
algunos medicamentos y sustancias,
etc.

¿El resultado?
Nos sentimos irritados, cansados, tensos, apáticos, con dolor de cabeza o muscular, deprimidos, etc.

¿El principal problema?
No nos damos cuenta de cómo nos afecta. Le restamos importancia o creemos que no se puede hacer nada al respecto.

Pensar así es un error. Pero lo hacemos con frecuencia.
Analiza tu casa. Tu ambiente de trabajo. Los sitios en donde pasas muchas horas. ¿Qué lugares o situaciones de tu vida diaria te provocan estrés corporal?

Cualquier molestia o incomodidad altera y tensa nuestro organismo. Cuando es pequeña, pasa desapercibida y no nos causa daño. Cuando es eventual, tampoco.

Pero cuando se van sumando malestares, irritaciones o inquietudes, el estrés aumenta considerablemente, aunque no estemos conscientes de su presencia u origen.
Si no ponemos un remedio, esto empieza a provocar problemas físicos y emocionales que afectan nuestra conducta y relaciones.





¿Qué hacer?


Pequeños cambios, pueden hacer grandes diferencias.


Revisa los muebles que usas con mayor frecuencia.
Un colchón en mal estado o una silla incómoda, pueden ser causa de tensión o de dolor muscular.



Un cambio “sin importancia”, como poner un foco de diferente tamaño, mover un mueble de lugar, usar un cojín en la espalda o un banquito en los pies cuando estamos sentados muchas horas, etc., nos puede ayudar a estar mucho mejor.

¿Necesitas lentes? ¿Protector de pantalla para tu computadora? ¿Tapones para tus oídos? ¿Vestirte de forma diferente? ¿Fresco cuando hace calor, abrigado si hace frío?

¿Obvio?

Así parece.

Pero… ¿cuantas veces, por prisa, flojera o no detenernos a observar el clima, pasamos frío o calor innecesario?

¿Cuántas veces dejamos de comer, dormir o tomar suficiente agua?

¿Te has dado cuenta de cómo diez minutos de descanso, distracción o relajación, influyen en tu estado de ánimo y en tu desempeño?

¿Has notado que tu día puede empezar de manera completamente distinta, si te arreglas escuchando la música que más te agrada o si lo haces oyendo problemas y noticias desagradables?

Revisa todos estos aspectos y cualquier situación que te provoque malestar, para descubrir las causas y poder solucionarlas.

Existe una gran lista de pequeñas incomodidades, que sumadas forman una fuente constante de tensión corporal.

Con la información adecuada podemos modificar nuestro medio ambiente para eliminar o disminuir los factores estresantes.

Una mejor alimentación y hábitos adecuados, nos fortalecen para combatir los daños provocados por la contaminación, el dolor y las enfermedades. Infórmate sobre aspectos de
nutrición.

Habla con tu médico sobre los efectos secundarios de todas las medicinas que tomas. Incluso las naturistas u homeopáticas.

Aprende técnicas de relajación y respiración.
Revisa algunos consejos para dormir mejor.



¡Conoce mi nuevo libro!
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS"!
Descubre cómo superar las crisis, vencer el estrés,
mejorar tu autoestima y resolver los problemas.

Haz click en la foto:







Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Citas: Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:






Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.





Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones






Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.