¿Te da miedo envejecer?



El miedo a envejecer nace de los mitos sobre la vejez y de una serie de actitudes equivocadas, tanto de la gente mayor como de la sociedad en la que vive.



¿Te preocupa envejecer?


¿Tu concepto de vejez, no está equivocado?



"Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos".
George Christoph Lichtenberg (Profesor de física y científico alemán).






Esta sección te ayuda a:


1.- Revisar tus creencias sobre la vejez.

2.- Aclarar tus dudas sobre el envejecimiento.







¿Sabes que significa ser viejo?


Con frecuencia tenemos una serie de creencias equivocadas, sobre lo que significa envejecer.
Estos mitos o prejuicios, hacen que veamos la vejez como una etapa de la vida muy negativa.

Por un lado, no queremos morir jóvenes.
Pero por el otro, nos da miedo volvernos viejos.

La vejez tiene algunos aspectos negativos, pero podemos evitar que sea una época de sufrimiento, si:

  1. Nos mantenemos bien informados,

  2. nos preparamos de antemano,

  3. trabajamos para mantener una buena calidad de vida, cuando ya somos viejos.

Responde cierto o falso a las siguientes afirmaciones, para ver si la información que tienes respecto a la vejez, es correcta.

  1. La mayor parte de la gente de 65 años o más, tiene problemas serios de memoria y se desorienta con facilidad.

  2. La gente mayor no tiene interés, ni capacidad para tener relaciones sexuales.

  3. Estar viejo es estar enfermo.

  4. La gente mayor que trabaja, es menos efectiva que los jóvenes.

  5. La mayor parte de la gente grande, está muy arraigada en sus costumbres y no puede cambiar.

  6. Es casi imposible que una persona mayor aprenda.

  7. Casi todos los adultos mayores se vuelven igual.

  8. La mayoría de las personas grandes se aíslan y se vuelven solitarias.

  9. Los ancianos son gruñones y amargados.

  10. Los ancianos son frágiles.

  11. Los viejos son inútiles, no pueden aportar nada.

  12. Los viejos son una carga y un estorbo.

  13. La fuerza física disminuye de manera importante al llegar a la vejez.

  14. El miedo a envejecer, es más peligroso que el envejecimiento en sí.


Si contestaste cierto del 1 al 12 y falso a la número 13 o 14, tus conocimientos en ese aspecto están equivocados.
A continuación encontrarás la información correcta.

regresar al índice.





Información sobre las afirmaciones anteriores.


  1. Falso. Sólo un pequeño porcentaje (el 12% de los mayores de 80 años) tiene problemas serios al respecto.

    La mayor parte de la gente tiene pequeños olvidos, que no tendrían ninguna importancia si ellos mismos o la gente que vive a su alrededor, no se la dieran.




  2. Falso. La edad no impide tener una vida sexual activa y satisfactoria.
    Sin embargo existe una disminución en la respuesta a los estímulos sexuales.

    Algunos de los cambios son:

    • En el hombre:

      • puede necesitar más tiempo o mayor estimulación para lograr una erección plena y ésta puede no ser tan grande como antes,

      • se da una disminución en la fuerza de la eyaculación,

      • etc.


    • En la mujer, hay un cambio en las estructuras internas y externas debido a la falta de estrógenos que se refleja en:

      • sequedad y picor en vagina y labios,

      • dolor durante la penetración,

      • etc.

      Sin embargo estas molestias pueden ser fácilmente corregidas.




  3. Falso. El envejecimiento es un proceso natural que implica una serie de cambios físicos, psicológicos y sociales.

    Estos cambios traen ciertas limitaciones y ciertas pérdidas, como por ejemplo: menos fuerza física, la jubilación, la muerte de gente cercana, etc.
    Las limitaciones pueden causarnos malestar, pero no son enfermedades.
    Tener que caminar más lento o usar un aparato para escuchar no es estar enfermo.

    Muchas de las enfermedades que tiene la gente mayor, hipertensión, problemas de corazón, diabetes, etc., también las tienen personas más jóvenes, pero las ven de otra manera.

    Es verdad que las personas mayores requieren de más cuidados, pero no se enferman más y definitivamente ser viejo no es estar enfermo.




  4. Falso. Depende del tipo de trabajo.

    Si no requiere de mucha fuerza o rapidez, la gente mayor es más consistente en su rendimiento, en su ritmo y en su velocidad.

    Es más responsable y más comprometida con su trabajo, por lo que hay menos rotación de personal y menos ausentismo.
    También hay menos accidentes que con los jóvenes.




  5. Falso. Pueden cambiar al igual que cualquier otra persona, siempre y cuando estén motivadas y convencidas de que vale la pena.
    El problema es que, generalmente, creen que no pueden hacerlo o que no vale la pena el esfuerzo.




  6. Falso. No es casi imposible, aunque sí es más difícil y requieren de más tiempo y un mayor esfuerzo.

    Con la edad declina la velocidad para aprender, pero no la capacidad.
    El principal problema es nuevamente la actitud de la persona y la falta de paciencia de quien le está enseñando.

    El aprendizaje se facilita cuando cuentan con:

    • Una actividad física regular;

    • un fuerte grupo social que los apoya y

    • confianza en sí mismos para hacer el esfuerzo y lograrlo.



  7. Falso. Existen las mismas diferencias que entre la gente joven.

    El carácter de la gente mayor depende de su personalidad, experiencias vividas, el país y sociedad en los que vive, su educación, el apoyo que recibe, los roles que ha vivido y el resultado de los mismos, etc.

    Por lo tanto, hay una gran variedad en el carácter de los adultos mayores.
    Lo que sucede es que con frecuencia se les ha estereotipado y el resto de la sociedad se relaciona con el estereotipo y no con cada una de las personas.




  8. Falso. Se aíslan, por gusto, aquellas que son introvertidas o buscan conocerse mejor y hacer una recapitulación de su vida.

    Muchas veces, es la familia o ciertos grupos sociales los que se alejan de ellos o los evitan, haciendo que los adultos mayores se sientan rechazados y ya no busquen participar.
    También puede suceder que no tengan la capacidad física y/o económica para participar en actividades sociales y culturales.

    A una gran mayoría les gustaría seguir trabajando o ser productivos y útiles aunque no reciban un sueldo por su trabajo.
    Con un poco de ayuda, su vida puede seguir siendo activa, sociable y satisfactoria.




  9. Falso. Se ha demostrado que la edad no tiene nada que ver con el mal humor.

    La gente que está amargada, es porque siempre lo ha estado o porque está insatisfecha con la vida que lleva, pero no hace nada para mejorarla.
    Esta actitud también puede estar relacionada con las expectativas y creencias que cada persona tiene sobre la vejez.




  10. Falso. La mayor parte de los ancianos están, físicamente, bastante bien.

    Sí requieren de más cuidados cuando se enferman pero no se enferman más que cualquier otra persona, sobre todo si llevan una vida sana.
    La mayoría pueden cuidarse a sí mismos o necesitan de poca ayuda.
    Muchos ancianos cuidan a sus nietos o a sus parejas.





  11. Falso. El anciano tiene ciertas limitaciones e incluso pérdidas (como fuerza, agilidad, etc.), pero no pierden su inteligencia, tiene mayor experiencia, comete menos errores en muchas de sus actividades y puede seguir siendo muy productivo.

    Por ejemplo, Winston Churchill era primer ministro de Inglaterra a los 66 años. Bertrand Russell recibió a los 78 años el Premio Nobel de Literatura y a los 83 publicó un manifiesto firmado por varios científicos a favor del uso pacifico de la ciencia.
    Miguel Ángel produjo obras importantes de escultura y arquitectura después de cumplir 70 años y muchos otros como Picasso, Pablo Casals, Charles Chaplin Arthur Miller, etc., que siguieron siendo creativos y muy capaces estando en la vejez.




  12. Falso. Sí requieren de "estar al pendiente de ellos" y a veces de dedicarles cierto tiempo y ayuda económica, física o emocional.

    Sin embargo, los niños pequeños también la requieren y pocas veces los padres se quejan de la misma manera como se quejan de ayudar a sus padres.

    Esta es una cuestión de actitud y percepción personal.
    En algunas culturas, el adulto considera que sus obligaciones son sólo hacia sus hijos.

    Esta creencia se puede dar por dos motivos:

    Cuando sus padres necesitas de él y tiene que elegir entre repartir su tiempo y/o recursos con ellos o utilizarlos sólo para él, se siente culpable y vive un conflicto interno, del que sólo puede salir, culpando a los padres o ignorándolos e ignorando su consciencia y buscando alguna justificación personal.

    Ver al anciano, le refleja un futuro ya no tan lejano para él, lo que lo asusta y hace enojarse con el primero, para poder alejarse emocionalmente de él y de lo que implica ser viejo.

    En ocasiones sí se vuelve una relación difícil, pero generalmente es por ambas partes, en donde uno demanda y el otro ignora, rechaza o contesta mal.
    Cada una de las partes podría decir que es culpa del otro y nos encontraríamos en la típica situación de "qué fue primero el huevo o la gallina".




  13. Cierto. Pero esto no significa que la persona tiene que dejar de ser activa, simplemente necesita más periodos de descanso, darse un tiempo más largo para ciertas actividades y cambiar algunas labores por otras.
    Pero puede seguir siendo útil y productiva, con una vida plena y satisfactoria.




  14. Cierto. El miedo nos hace sentir vulnerables e incapaces y ver los problemas, las posibles limitaciones y pérdidas, mucho más grandes, de lo que realmente son.


regresar al índice.













Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com






¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.

¿Quieres saber
algo muy importante?

Haz click aquí:___.
Ahora





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.