Violencia intrafamiliar
y abuso físico.


El abuso físico, es una forma de violencia intrafamiliar y puede empezar con un empujón o un pellizco.
Nunca se puede justificar, ni se debe tolerar.
La persona que usa la agresión física para lograr sus objetivos, puede acabar destruyendo a su pareja o a sus hijos.




¿Tu pareja te golpea?




Aléjate de ella.



"Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir". (Anónimo)





Esta sección te ayuda a:

1.- Reconocer el abuso físico, como una de las formas de violencia intrafamiliar.

2.- Conocer las etapas de la agresión, en la vida de pareja.

3.- Analizar las características del agresor y de la víctima.

4.- Saber qué hacer.




¿Estás listo para hacer de este momento, el inicio de una vida exitosa y satisfactoria?

¡¡¡Ya viene!!!



¡No te lo puedes perder!

¡Espéralo!





La agresión física.


¿Alguna vez te ha golpeado o empujado tu pareja, mientras discuten?
¿Te ha llegado a pegar, disculpándose inmediatamente o alegando que tú lo provocaste?

Si ha sucedido una o dos veces, ten cuidado y evita que se repita.
Si lo ha hecho en varias ocasiones, se trata de un caso claro de violencia intrafamiliar.

Generalmente nos asusta descubrir síntomas de violencia en nuestra relación de pareja y tendemos a negarla o a quitarle importancia.
Pero una vez que se inicia el abuso físico, se incrementa y mantiene con facilidad.

Cuando empezamos a utilizar la violencia física, para controlar a una persona o cuando permitimos que la utilicen con nosotros, puede volverse parte "normal" de nuestra vida.

Para hablar de violencia o abuso físico, no es necesario que la persona a la que golpean resulte herida de gravedad, ni que se de todos los días.
Tampoco es un problema que se da, sólo en ciertas clases sociales o en personas con poca educación.

Se considera violencia, cualquier tipo de agresión, que no sea accidental, en la que se usa la fuerza física.
Esta agresión puede ser con un objeto, arma, sustancia o con alguna parte del cuerpo (pies, puños, etc.) y abarca desde un empujón o golpe con la mano abierta, hasta cualquier lesión que cause incapacidad o muerte.

Creemos, equivocadamente, que la principal causa de la violencia intrafamiliar es la falta de control en el agresor, pero no es así.
Esa misma persona se controla ante sus amigos, jefe o compañeros de trabajo.
De hecho, puede ser una persona muy agradable socialmente, educada y muy amable con la gente en general.
La verdadera razón, es el deseo de tener un total control sobre la o las otras personas de la familia.

La persona a la que golpean, la consideramos como víctima, porque se encuentra indefensa debido a los sentimientos y actitudes que surgen del abuso físico.
El que golpea, es el agresor, porque agrede y lastima sin que tenga necesidad de hacerlo, simplemente por sentirse fuerte y poderoso.

regresar al índice





Etapas del abuso físico.


La violencia hacia la pareja, en donde la mayor parte es hacia la mujer, se da en tres etapas:

  1. La acumulación de tensiones.

  2. Crisis o episodio agudo de violencia.

  3. Arrepentimiento y reconciliación.





Acumulación de tensiones.

Esta primera fase, se refiere al periodo de tiempo que se da antes de la violencia.
Su duración es muy variable y puede llegar a durar tanto tiempo, que la víctima ya no piense en la posible agresión.

Esta etapa empieza, casi siempre, como una pequeña irritación o malestar en el golpeador, que empieza a golpear objetos, aventar puertas, etc.
Estas acciones, aparentemente le sirven para descargar parte de la tensión que va acumulando, pero pronto se convierten en abuso verbal y físico.

Generalmente, la víctima busca evitar que la violencia crezca, tratando de apaciguar al agresor con acciones que le han ayudado en otras ocasiones o manteniendo una actitud pasiva, de aceptación, para disminuir la tensión y el coraje de su pareja.

Busca causas externas que le permitan justificar las agresiones y trata de evitar o modificar dichas situaciones.
Se siente culpable del abuso, niega o le quita importancia a sus sentimientos de rabia, dolor y/o impotencia y soporta todo, pensando que es lo único o lo mejor que puede hacer.

El agresor no intenta controlarse, porque está convencido de que su enojo está justificado.
Sin embargo, sabe que su conducta no es apropiada, por lo que su inseguridad, temores, celos, etc., se refuerzan.
Trata de evitar el contacto, con personas que puedan darse cuenta de lo que está sucediendo.

regresar a las etapas





Crisis o episodio agudo de violencia.


Es el momento en que el agresor descarga físicamente la tensión acumulada.
La agresión y la violencia son abiertas y de gran intensidad.

La víctima está convencida de que es inútil tratar de escapar o de evitar las agresiones, por lo que piensa que la mejor actitud es la de no ofrecer resistencia.

De hecho, cuando la víctima cree que la violencia es inevitable, trata de provocarla, de manera inconsciente, para terminar con esa situación y con el temor que está viviendo y así, permitir que regrese la calma.
En ocasiones, la única manera de soportar el daño físico es la disociación, en donde la víctima se imagina que no es ella la que está siendo agredida.

Con frecuencia, después del ataque de violencia, la víctima puede caer en una actitud de negación e incredulidad o permanecer en un estado de depresión, desesperación y desesperanza.

Sus acciones, en cuanto a buscar ayuda o a abandonar a su pareja dependen, principalmente, de:

  • La vinculación afectiva con el agresor,

  • el miedo a las consecuencias,

  • el daño y amenazas hacia ella o sus hijos,

  • vivir con la esperanza de que no vuelva a suceder y

  • el "arrepentimiento" de su pareja.

En el agresor predomina un coraje de gran intensidad, el cual, aparentemente, lo "hace perder el control".
Sin embargo esta es sólo su justificación.
Aun si está borracho o drogado, podría mantener el control, si así lo decidiera.

El agresor se detiene, sólo cuando ha descargado toda su tensión y estrés y siente que tiene el control total, por lo menos momentáneamente, de la otra persona.

La intensidad de la violencia, no depende de la conducta de la víctima, si se queda callada, grita, llora, etc., sino de las características y creencias del agresor.

regresar a las etapas





Arrepentimiento y reconciliación.


Durante este periodo, el agresor manifiesta su arrepentimiento con palabras, acciones o regalos y la promesa de que no va a volver a suceder.
De hecho, se le conoce como la etapa de la "luna de miel", por el aparente cariño y preocupación que el agresor muestra hacia su pareja.
Ambos actúan como si nada hubiera sucedido.

La víctima necesita creer que no va a ser agredida nunca más, ya que su pareja realmente ha cambiado.
Esta fuerte necesidad la lleva a creer, que el amor que siente por su pareja puede superar cualquier problema y que con una actitud adecuada, puede ayudar a su pareja, creándose así, una situación de codependencia.

Con frecuencia, el problema no sólo no termina, sino que se da lo que se conoce como escalada de violencia, en donde la intensidad y duración de la agresión es cada vez mayor y la duración de la primera y tercera etapa, menor.
Mientras mayor sea la intensidad de la escalada, menos posibilidades de solucionar la situación.

Generalmente, el agresor se ve a sí mismo como una víctima de las circunstancias, en donde no tuvo otra opción.
Si el agresor es el hombre, puede considerar que, como tal, es quien debe controlar la relación y a su mujer, para no ser controlado por ella.

regresar al índice





Características del agresor y de la víctima.

El abusador es:

  • Controlador,

  • manipulador,

  • posesivo,

  • tiende a tener una muy baja autoestima,

  • se siente inferior a su pareja, en algún aspecto,

  • tiene poca capacidad para controlar sus impulsos,

  • está siempre a la defensiva y

  • con frecuencia, aunque no necesariamente, viene de hogares en donde la violencia era lo "normal".

Puede tener miedo de perder a su pareja o familia y enmascara sus temores con la ira.

El problema real está relacionado con la intensa necesidad de sentir el poder y el control, por lo que un manejo enfocado en el control del coraje no es la solución.

¿Qué sucede en el abusador?

  • Niega la gravedad del problema,

  • cree que si la violencia es "de vez en cuando" no significa ningún problema,

  • justifica sus acciones culpando a la pareja, diciendo que ella lo provocó, que el es la verdadera víctima,

  • si viene de hogares con violencia, puede ser la única manera que conoce para resolver los problemas,

  • está convencidos de que no es malo, pero que perdió el control, y que su pareja, que ya lo conoce, debería haber evitado su enojo,

  • se justifica diciendo que el alcohol le hizo perder el control.


¿Qué es lo que mantiene a la víctima, en esa relación?

Generalmente la víctima tiene una baja autoestima y se percibe a sí misma sin ningún poder dentro de la relación.
Casi siempre se siente culpable del fracaso de su relación y su propia desvalorización, no sólo la hace verse a sí misma como loca o tonta, sino que la puede hacer dudar de sus propias percepciones, por lo que se siente incapaz de tomar una decisión.

El miedo y la vergüenza le impiden buscar ayuda y tiende a aislarse.
Con frecuencia está deprimida y se siente atrapada entre la violencia y su debilidad e impotencia.

Fácilmente puede caer en el uso del alcohol o la droga, en un intento de disminuir su sufrimiento.
Sufre cambios bruscos en su conducta y estado de ánimo y puede presentar conductas autodestructivas y una sumisión exagerada.
Oculta su codependencia detrás de su "amor" hacia su pareja.

Existen infinidad de razones por las que no abandona a su pareja:

  • No tiene recursos materiales,

  • tiene miedo de la conducta de su pareja,

  • se siente incapaz de salir adelante, sobre todo si tiene hijos,

  • sus sentimientos de vergüenza la paralizan,

  • no tiene a quien recurrir,

  • creen que existe la posibilidad de que las cosas realmente mejoren, sobre todo si la primera etapa se alarga,

  • vienen de un hogar en donde la violencia era parte de la vida diaria y creen que así son las cosas,

  • están tan deprimidas que no tienen energía para actuar,

  • la pareja las ha amenazado con matarlas o dañar a los hijos, si se van o comentan lo que sucedió.


regresar al índice




¿Qué hacer?



¿Estás listo para hacer de este momento, el inicio de una vida exitosa y satisfactoria?

¡¡¡Ya viene!!!



¡No te lo puedes perder!

¡Espéralo!




Tú sabes que la información es importante, pero la acción es determinante.
Por eso es tan importante trabajar en las conductas, hábitos, pensamientos, etc., que necesitas modificar o en las situaciones que quieres eliminar de tu vida.

Ten en cuenta que, tanto la víctima como el agresor, necesitan ayuda psicológica.

Si eres víctima o tienes alguna duda, consulta con un psicólogo o una persona que se especialice en violencia intrafamiliar.

Trabaja en tu autoestima y en tu codependencia.
Comparte lo que te sucede, con personas que te entiendan y apoyen.
Evita todo contacto con personas que refuercen tus temores o sentimientos de culpa.

Lleva un diario, guardado en donde tu pareja no lo pueda encontrar, en donde anotes fechas, formas y aparentes motivos del abuso.

Abandona a tu pareja.
Si sientes que no puedes hacerlo, haz planes y empieza a llevar a cabo pequeñas conductas que te ayuden en tu objetivo final.
Busca fortalecerte física, emocional y espiritualmente.
Aprende a reconocer tus necesidades, su importancia y la manera de satisfacerlas.

Cuídate.
La ansiedad y el desgaste físico por el que estás pasando, puede afectar tu salud.
Esto aumenta la ansiedad y disminuye tu fuerza física y emocional.
Trata de dormir, come sanamente, toma mucha agua, haz un poco de ejercicio o camina.

Habla sobre lo que te está sucediendo con personas que te quieren.
No te avergüences de lo que ha pasado.
No es tu culpa.
Con frecuencia la gente puede no responder como nosotros quisiéramos, pero es por falta de información.
Comparte este artículo con ellos.

No pienses más en el pasado.
Enfócate en un futuro feliz, pero visualizándolo (viéndolo en tu imaginación, con todos los detalles posibles).
Busca ayuda psicológica.

No quieras ayudar a la persona que está abusando de ti.
Tú no puedes hacer nada para resolver su problema.

El tiene que trabajar en su violencia, con ayuda de un profesional.

Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Orientación y terapia por internet, a través de videoconferencia.

Para informes haz click aquí:___ o escríbeme a bienestar.e@gmail.com
Si deseas saber quién soy, haz click aquí:___





Te recomiendo los siguientes artículos:
Autoestima, la llave de tu bienestar.
Autoimagen, nuestro espejo interno.
Autoaceptacion y bienestar.
¿Qué significa auto-aceptarse? .
Cómo reconocer nuestros sentimientos.
El estrés y nuestros pensamientos.
Inseguridad sobre el futuro.
Miedo al cambio.





Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:





Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.






Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.