Como vencer
el temor a fracasar.


El temor a fracasar, es uno de los principales obstáculos en nuestro camino hacia el éxito, pero está basado en el significado que nosotros le damos al fracaso y en lo que hemos aprendido al respecto.
Aprende a percibir corregir esas ideas equivocadas y disfruta de tus logros.



¿Para ti
qué es fracasar?




¿Qué sucede contigo
cuando crees que has fracasado?



"La vida del hombre es interesante principalmente si ha fracasado. Eso indica que trató de superarse".
Georges Benjamin Clemenceau (Político y periodista francés).






Esta sección te ayuda a:


1.- Entender el significado de fracasar.

2.- Reconocer nuestra actitud ante el fracaso.

3.- Saber qué hacer.





¿Qué significa fracasar?




¿Qué significa, para ti, fracasar?
¿Crees que es algo que simplemente debes de soportar, porque es parte de la vida?
¿Porque es la única forma de aprender?
¿Piensas que es una muestra de tu incapacidad?

El diccionario define fracaso, como "el resultado adverso, en una cosa que se esperaba que saliera bien" o como una frustración, desilusión o decepción.

Desde esta definición, podemos decir que empezamos a tener fracasos desde que nacemos.
Desde que, por primera vez, tenemos hambre o estamos mojados e incómodos y lloramos para
que nos atiendan y nos quiten la molestia y no obtenemos lo que deseamos.

¿Crees que estoy exagerando?
No.

A partir de estos momentos y a lo largo de toda la vida, hacemos cosas esperando un resultado, que nosotros calificamos como el correcto (el que está bien) y, con frecuencia, obtenemos uno diferente, que no nos gusta y que consideramos que está mal.

Sin embargo, durante la infancia y parte de la adolescencia, no vivimos esas situaciones como fracasos.

Cuando los pequeños están aprendiendo a caminar y se caen, se levantan y lo siguen intentando, sin pensar que han fracasado.
Si los adultos u otros niños mayores se ríen, piensan que se están riendo con ellos y no les afecta.

Cuando algo importante les sale mal, quizás lloran o se enojan momentáneamente, pero pocos minutos después ya lo olvidaron y se dedican a intentarlo nuevamente o buscan otra actividad, sin que su mal humor dure mucho tiempo y "su fracaso", no les impide que lo intenten, nuevamente, más adelante.

Probablemente estás pensando, que no podemos comparar los problemas y fracasos de los niños, con los nuestros, ya que las situaciones que ellos viven son poco importantes.
Pero para ellos, para su edad, su capacidad y los pocos recursos con que cuentan para resolver dichas situaciones, las dificultades a las que se enfrentan, son tan difíciles y dolorosas como las nuestras o más.

Una de las principales razones por las que nos da miedo el fracaso, es que, asociamos el fracaso con nuestra persona, por lo que cada vez que fallamos en algo, decimos o pensamos: "fracasé, por lo tanto, soy un fracasado".

Al pensar así, nuestra autoestima baja, nos rechazamos y creemos que vamos a ser criticados y rechazados por los demás, se incrementan nuestras emociones negativas (culpa, enojo, tristeza, etc.) y, generalmente, tratamos de evitar cualquier otra situación en la que podamos volver a fracasar.


regresar al índice.





Nuestra actitud ante el fracaso.



Dado que, en mayor o menor grado, todos nos frustramos y todos fracasamos, lo verdaderamente importante, no es el fracaso en sí, sino nuestra actitud ante el fracaso.

¿Cuál es tu actitud ante el fracaso?

  1. Consideras como fracaso, cada pequeño error y cada ocasión en la que te sientes
    frustrado o desilusionado.

  2. Te desanimas fácilmente.

  3. Te culpas o culpas a los demás.

  4. Consideras fracasos, sólo aquellos cuyas consecuencias son realmente graves.

  5. Buscas cuales fueron tus errores, para corregirlos.

  6. Te sientes motivado, para luchar con más fuerza y energía, para no dejarte vencer por las dificultades.


Si tu actitud es similar, a alguno de los primeros 3 puntos, probablemente limita tu desarrollo y productividad.
Seguramente está relacionada a una serie de creencias equivocadas, aprendidas durante la infancia, que necesitas detectar y cambiar y a una baja autoestima que tienes que trabajar.

Si tu actitud concuerda con los últimos 3 puntos, el fracaso, más que una limitante, es un maestro que te ayuda a aprender y a ampliar tus conocimientos y habilidades.

Recuerda que el fracaso es subjetivo, porque cada persona lo considera y califica de una manera diferente.

¿Qué sucedería si en lugar de tomar un error como fracaso, lo consideras como una forma de aprender, cómo no hacer lo que querías hacer?
Qué pasaría si, cuando vas a hacer algo nuevo, en las instrucciones viene escrito:
Primer paso.- Equivocarse 9 veces, para conocer los diferentes elementos y su funcionamiento.

¿Te sentirías igual de mal, las primeras veces que te equivocaras?
¿Acaso necesitamos permiso para equivocarnos o quitarle a la equivocación la etiqueta de fracaso y a nosotros la de fracasados?

Una gran parte de nuestro miedo a fracasar viene de nuestra necesidad del reconocimiento y valoración de los demás.
Necesitamos que los demás nos confirmen que somos capaces y valiosos como personas.
Como si la opinión de la gente pudiera cambiar automáticamente nuestra autoimagen y nuestra autoestima.

La vida está llena de dificultades, frustraciones, problemas, etc.
Situaciones que nosotros podemos percibir como grandes obstáculos, infranqueables o como simples piedras en el camino que necesitamos "rodear", "saltar" o "escalar" para bajar por el otro lado y dejarlas atrás.

Nuestra forma de percibirlas y la actitud con la que las enfrentamos, define, en gran parte, los resultados que vamos a obtener y la manera en que vamos a vivir dichos resultados, aun cuando no sean los esperados por nosotros.

Pero la vida está llena, también, de momentos maravillosos, alegrías, experiencias positivas, etc.
Recuerda que si quedamos atrapados en los fracasos, debido a una mala actitud, ideas equivocadas, un mal manejo y una percepción equivocada de ellos, no vamos a poder ver y mucho menos disfrutar, de todo lo positivo que la vida nos brinda.


regresar al índice.





¿Qué hacer?

Revisa tus creencias sobre el fracaso.

Evita utilizar la palabra fracaso, porque es una palabra que tiene una carga emocional negativa y sugiere no tener opciones.
No te califiques por tus errores, como fracasado, ya que el lenguaje que utilizamos determina nuestras emociones y nuestras conductas.

Acepta que hay situaciones que no dependen de ti y que lo único que puedes hacer frente a ellas, es decidir cómo quieres vivirlas.

No te califiques en función de tus conductas y mucho menos en función a compararte con otras personas.
No establezcas una autoimagen idealizada, porque nunca vas a alcanzarla y siempre vas a sentirte fracasado.

No seas perfeccionista.
El perfeccionista, fácilmente acaba sintiéndose desilusionado y calificándose como fracasado.

Date permiso a tener éxito.
Cuando tenemos una autoestima baja y consideramos que no nos merecemos el éxito o que no lo vamos a lograr, no lo logramos.
Nuestra actitud mental marca la dirección hacia la que nos dirigimos.

Deja el pasado y los fracasos que en él hayas tenido, en el olvido.
Lo que pasó, ya pasó, no tienes porque traerlo nuevamente al presente, con tus pensamientos, ya no puedes hacer nada para cambiarlo.








Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.
Terapia por Internet, por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.






Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.