¿Cómo puedo superar
las emociones negativas del desempleo? 


Cómo puedo superar los conflictos emocionales del desempleo, es la pregunta que nos puede llevar a buscar el bienestar y la motivación que necesitamos para dedicarnos, con energía y toda nuestra capacidad, a encontrar el trabajo que necesitamos.



¿Quieres saber cómo superar

las emociones negativas del desempleo?


Aprende qué puedes hacer.



“Es difícil evitar que las personas comparen su mundo, con el mundo que imaginan que tienes”. Carla H Krueger. (Escritora).




¿Te sientes mal y no sabes qué hacer?


¿Perdiste tu trabajo y te sientes tan mal, que eso mismo hace que te sea más difícil buscar empleo?

A continuación, vamos a ver algunos tips que te van a ayudar a superar las emociones negativas del desempleo.

 

1.    Es muy probable que te pases pensando, una y otra vez, sobre todo lo malo que implica el no tener trabajo y sobre todas las consecuencias negativas que esto te puede provocar. Para evitar ponerte obsesivo con este tipo de pensamientos negativos, exagerados y catastróficos, busca ocuparte de algo que requiera de toda tu atención y “te obligue” a pensar en otra cosa. Recuerda que los pensamientos negativos provocan emociones negativas, mientras que los neutros o positivos general emociones acordes a esos mismos.

 

2.    Por otro lado, ten en cuenta que el pensamiento, por sí solo, sin ninguna acción, no te va a resolver el problema, por lo tanto, si te vas a dedicar a pensar y analizar, que sea con la finalidad de enfocarte en una solución y en la manera de llevarla a cabo. No te quedes pensando en el problema, en lo que sucedió y por qué se dio. Lo que pasó, ya no lo podemos modificar y, en estos momentos no es lo más importante, por lo tanto, concéntrate en lo que sí puedes hacer, actúa y deja el pasado atrás.

 

3.    Escribe sobre todo lo que sientes, incluyendo todo lo que te gustaría haberle dicho a tu exjefe o compañeros de trabajo. Hacerlo te ayuda a darle salida, de manera adecuada, a tu coraje, miedo o a cualquier otra emoción que te esté afectando.

 

4.    Acepta tu realidad. Quedarnos atorados en pensamientos como “No es justo”, “no debería”, “por qué…” es una forma de negar la realidad y hasta que no la aceptemos plenamente, de corazón y no únicamente con la mente, no vamos a poder superarla y no vamos a poder enfocar toda nuestra energía en buscar trabajo de la manera correcta.

 

5.    Ten en cuenta y repítete, todas las veces que sea necesario, que, si bien el trabajo podía ser una parte importante de tu identidad, es decir, en la manera como te definías, eres mucho más que un maestro, doctor, plomero, chofer, etc. Tú juegas muchísimos roles en tu vida, además de trabajar. Tu actividad laboral, aunque puede ocupar una parte muy importante para ti y para definirte socialmente, no es tu esencia, por lo que su pérdida no significa que dejas de ser quien realmente eres, ni dejas de tener el valor que tienes como ser humano.

 

6.    Evita tener diálogos negativos o autodevaluatorios contigo mismo. No siempre nos damos cuenta de lo que estamos pensando, pero trata de hacerlo. Si te sientes mal, seguramente estás pensando negativamente de ti y si eso sucede, trata de descubrir que te estás diciendo, para que puedas modificarlo. Háblate con cariño y respeto, como le hablarías a alguien que quieres mucho.

 

7.    Si te estás diciendo algo negativo, aprender a parar el pensamiento, es decir, cuando te des cuenta de que estás pensando negativamente, da una palmada y di, ya sea en voz alta o mentalmente, “alto”, pero dilo con firmeza y de inmediato, si te es posible, ponte a hacer algo que requiera de toda tu atención, para que te distraigas y dejes de pensar en lo que te está afectando.

 

8.    Vive un día a la vez. No te angusties pensando en todo lo negativo que puede suceder mañana. Enfócate en lo que estás viviendo hoy y lo que en estos momentos y este día puedes hacer, ya sea para estar mejor o para conseguir trabajo.

 

9.    Date, también, un tiempo para descansar y distraerte. Retoma actividades que realizabas en algún momento de tu vida y que seguramente disfrutabas o busca otras que sean gratuitas, para que no representen una carga o un pretexto que te lleve a evitarlas.

 

10. Practica varias veces al día, el siguiente ejercicio de relajación. Inhala por la nariz, contando hasta 5, mantén el aire durante 5 tiempos y exhala lentamente, contando de nuevo, hasta 5. Repítelo, a lo largo del día, todas las veces que te sea posible, La respiración debe de ser diafragmática, es decir, al inhalar se infla el estómago y al exhalar se desinfla el mismo, el pecho no se mueve. Para estar más consciente de esto, puedes colocar una mano en el primero y la otra en el segundo.

 

11. Si te es posible, en lo que encuentras trabajo, alterna la búsqueda del mismo con otras formas de ganar algún dinero. Puede ser realizando alguna actividad que requiera, únicamente, de algunas horas y que, aunque no tenga nada que ver con tu labor profesional, pueda ayudarte a tener un ingreso, aunque sea pequeño y, además, a mantenerte activo y a sentir que tienes una meta.

 

12. Si necesitas darte un tiempo para pensar y analizar tu situación, tanto emocional como psicológica y conductual, proporciónatelo, pero no acabes aislándote y evitando a la gente que te quiere y desea ayudarte y apoyarte.



Si tienes algún problema y necesitas terapia, consúltame.

Con gusto te puedo ayudar.

Lic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clínica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com



¿Sobre qué temas te gustaría leer?
¿Puedes calificar este artículo, por favor?

Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.




Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.