¿Cómo me afecta, emocionalmente, el desempleo? 


Cómo me afecta, emocionalmente, el desempleo, es una pregunta que todos debemos hacernos cuando estamos buscando trabajo, ya que si desatendemos nuestros problemas emocionales, nos es más difícil conseguir un buen empleo.




¿Te sientes mal, porque no consigues trabajo?



Compréndelo y soluciónalo.


""El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad." Victor Hugo (Novelista, poeta y dramaturgo francés)".




¿Sabes, por qué te sientes tan mal?


¿Estás angustiado porque no tienes trabajo?

¿No sabes cómo manejar tus emociones negativas?

El desempleo no afecta, únicamente, el aspecto económico de las personas, sino que altera, también, su bienestar emocional. Por eso, es importante entender qué es lo que nos está sucediendo, para que, en lugar de criticarnos y devaluarnos por nuestros "fracasos" y nuestros sentimientos, tratemos de comprendernos y trabajemos para manejarlos y disminuirlos o eliminarlos.

Si estás viviendo muy angustiado, presionado o irritable, desafortunadamente, no estás solo. Lo que te sucede a ti, es la reacción normal ante una situación como la que estás experimentando, pero lo primero que tienes que hacer para encontrar pronto, un buen trabajo, es estar bien emocionalmente y para lograrlo, necesitas saber qué es lo que te está sucediendo y cómo manejarlo.

El trabajo puede ser muy importante en la vida de cualquier persona, dado que, además de que resuelve total o parcialmente su necesidad económica, influye en varios de sus aspectos psicológicos y emocionales como son, su autoestima, identidad, estabilidad emocional, situación social, etc.

Cada persona vive el desempleo de una manera diferente. No es lo mismo ser un joven soltero, que vive con sus padres, que una persona de mediana edad, jefe de familia, con 2 o 3 hijos. No es igual llevar 3 semanas sin conseguir trabajo, que estar desempleado 8 meses o más. Existen, además, otros factores que influyen en nuestra respuesta emocional como, por ejemplo, nuestro carácter, las herramientas de afrontamiento con las que contamos, nuestra capacidad de resiliencia, el nivel de autoestima que tenemos en los diferentes momentos que estamos viviendo, etc. Por lo tanto, no te compares con los demás, enfócate en lo que a ti, te puede ayudar.




¿Sabes, realmente, lo que implica el estar desempleado?


Perder el trabajo es una pérdida y, como cualquier otra importante, debe ser vista de esa manera y trabajada adecuadamente, para salir adelante.

La pérdida de trabajo incluye otras pérdidas, como, por ejemplo:

Dinero. Al empezar a faltar éste, empieza a haber cambios en el estilo de vida e, incluso, privación de cosas o actividades que podemos considerar muy importantes, independientemente de cómo lo consideren otras personas y esto nos genera temor y angustia.

Identidad. El decir soy contador, albañil, etc., nos da una cierta identidad que se pierde y se cambia por la de soy desempleado, que, con frecuencia, tiene una connotación negativa, Además, solemos acompañarla por definiciones como soy un inútil y/o soy un fracasado, que nos hacen sentir devaluados.

Estructura en la rutina diaria. El hecho de que nuestra vida tenga un orden y una cierta rutina, nos da cierta seguridad  y certidumbre, ya que sabemos qué esperar y cómo planearla. Al sentir que tenemos tantas horas disponibles sin nada qué hacer y al no tener un rumbo claro, podemos sentirnos perdidos y angustiados y, además, puede llevarnos a buscar formas inadecuadas de llenar nuestro tiempo, como beber, drogarnos, dormir demasiado, malas compañías, etc.

Las amistades y apoyo del ambiente laboral. Somos seres sociales y, en mayor o menor grado, el grupo de trabajo nos da un cierto sentido de pertenencia y ayuda a evitar que nos sintamos solos.

Autoestima. Las pérdidas, el calificarnos y sentirnos inútiles, fracasados, etc., obviamente afectan nuestra autoestima, la cual puede disminuir constantemente, formándose así, un círculo vicioso, ya que, mientras más nos insultamos, menor es nuestra autoestima y mientras más disminuye ésta, mas nos ofendemos y atacamos.

Sensación de control de la vida. Cuando nosotros decidimos nuestras actividades y nuestro horario, sentimos que tenemos el control y esto nos da seguridad, pero cuando sentimos que nuestro futuro depende de alguien más y no podemos encontrar la respuesta que necesitamos, en este caso el trabajo, nos sentimos fuera de control y, por lo tanto, muy angustiados.

Salud física. El desgaste emocional, el estrés y el insomnio provocado por este último, empiezan a provocar problemas psicosomáticos.

Además, los sentimientos ya mencionados, nos pueden empezar a crear problemas en algunas de nuestras relaciones. Cuando emocionalmente estamos mal, es muy fácil que tengamos conflictos con los demás.

Todos estos son algunos aspectos que, en caso necesario, deben de ser trabajados de manera específica. Busca la información que necesitas, para hacerlo adecuadamente y si es necesario, busca ayuda.





Si tienes algún problema y necesitas terapia, consúltame.

Con gusto te puedo ayudar.

Lic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clínica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com



¿Sobre qué temas te gustaría leer?
¿Puedes calificar este artículo, por favor?

Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.




Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.