Vivir conscientemente
y el conocimiento
de nosotros mismos.


Vivir conscientemente significa, poner toda nuestra atención a nuestras necesidades, valores, sentimientos, objetivos, conductas y pensamientos, para mantener el rumbo que deseamos y evitar sufrir, por andar a la deriva.



¿Te conoces?


Aprende a hacerlo
y adquiere mayor fortaleza y bienestar.



“La mayor parte de la gente vive, tanto física, intelectual o moralmente, en un muy restringido círculo de su potencial real. Utilizan de manera muy limitada su capacidad de consciencia y en general, los recursos de su espíritu.
Es como el hombre que, de todo su cuerpo, cae en el hábito de utilizar, solo su dedo pequeño”.
William James. (Filósofo y psicólogo americano).





Esta sección te ayuda a:


1.- Comprender lo que significa vivir conscientemente.

2.- Conocer los beneficios de una consciencia desarrollada.

3.- Saber qué hacer.


¿Qué significa, vivir conscientemente?


Para obtener el mayor bienestar posible y lograr nuestros objetivos en la vida, necesitamos aprender a tener el mayor contacto posible, tanto con el mundo exterior como con nuestro mundo interior, es decir, desarrollar nuestro nivel de consciencia.

Con frecuencia, es más fácil conocer y relacionarnos con lo que nos rodea, que con nuestros sentimientos, pensamientos, deseos, necesidades, etc., pero éstos son la base de nuestra felicidad o de nuestro sufrimiento.

  1. ¿Aceptas tus éxitos y cualidades?

  2. ¿Reconoces tus errores y defectos, sus causas y consecuencias?

  3. ¿Tratas de entender el motivo de tus acciones?

  4. ¿Cuando estás ante un problema, analizas tus sentimientos y pensamientos?

  5. ¿Tratas de corregir tus errores, sin buscar culpables o justificaciones?

  6. ¿Pasas una gran parte de tu tiempo pensando en lo que pasó o preocupándote por el futuro?

  7. ¿Tu conducta está basada en impulsos momentáneos o estados de ánimo?

  8. ¿Niegas o evitas aquello que te hace sentir mal?

Si contestaste "no", a las primeras cinco preguntas y "sí", a las otras tres, probablemente evitas enfrentarte a la realidad, cuando ésta te hace sufrir.
No eres el único.
La mayoría de las personas lo hace, por lo menos como primera reacción.

Pero el que sea algo tan común, no significa que te ayude a vivir mejor.
Existen varias cosas que podemos hacer por mejorar nuestra autoestima y nuestra vida en general.
Pero una de las más importantes, es vivir conscientemente.

¿Qué quiere decir esto?

Probablemente piensas que, estando sanos y despiertos, vivimos conscientemente.

Sin embargo, es completamente diferente estar consciente, es decir, poder hablar, pensar, etc., que tener consciencia de nosotros mismos, observarnos y reconocer nuestros pensamientos, sentimientos y motivaciones íntimas.

Todos tenemos consciencia, pero el nivel de ésta y la manera en la que la utilizamos, varía de persona a persona.

La consciencia, el darnos cuenta plenamente de lo que sucede, se desarrolla y utilizarla, es una elección.

Piensa durante unos momentos.
¿Cuándo llegas a un lugar o estás con una persona, la observas o simplemente la ves?
Cuando vemos, nuestra atención es superficial, simplemente pasamos la mirada por la superficie.
Cuando observamos, fijamos nuestra atención en los diferentes detalles y pensamos en ellos, entendemos lo que sucede y sacamos conclusiones de lo que estamos registrando.

regresar al índice.





¿Cuáles son los beneficios
de vivir conscientemente?


Se requiere de un esfuerzo y en ocasiones nos puede causar, a corto plazo, tensión o angustia.
¿Entonces, para qué desarrollarla?
¿Para qué exponernos a sufrir?

Nadie quiere sufrir por sufrir.

Tener un nivel de consciencia bajo, es como estar en lugar que casi no tiene iluminación.
Dejamos de ver una gran parte de las cosas que están a nuestro alrededor.

No vemos las cosas desagradables, pero tampoco las agradables.
Si tratamos de movernos, natural y libremente, nos podemos lastimar con facilidad.
¿El resultado?
Generalmente nos movemos menos, más lento o con temor.

Si esto lo aplicamos a nuestra manera de vivir, estaríamos hablando de una vida mucho más limitada, en la que tenemos poco control de las cosas que nos pueden lastimar.

Vivir conscientemente es "prender la luz" para ver lo que nos rodea, lo que nos afecta y lo que nos puede dar mayor bienestar y felicidad.

Para desarrollar la autoconciencia es importante reconocer sus beneficios.

Cuando tenemos consciencia de nosotros mismos y de nuestra situación podemos:

  • Buscar nuestro bienestar,

  • darnos cuenta de qué es lo que queremos cambiar y por qué, para después poder hacerlo,

  • reconocer aspectos personales de los que no estábamos conscientes y que pueden ser causa de nuestro malestar, problemas y sufrimiento o que pueden ayudarnos a vivir mejor,

  • detectar nuestros pensamientos y darnos cuenta de qué manera influyen en nuestras emociones,

  • mejorar nuestras relaciones,

  • enfocarnos mejor en el planteamiento de nuestros objetivos y en la manera de lograrlos,

  • tomar las decisiones adecuadas,

  • etc.

Para desarrollar nuestro nivel de consciencia necesitamos querer hacerlo, pensar en los beneficios que nos va a traer y practicar y practicar, todos los días.

En un principio, podemos darnos cuenta de que nos cuesta trabajo, ya que no estamos acostumbrados o no sabemos hacerlo.
Pero con la práctica se vuelve un hábito y disfrutamos de sus beneficios.


regresar al índice.





¿Qué hacer?


Como primer paso, aprende a observar lo que sucede a tu alrededor.
Observa la mayor cantidad de detalles posibles, identificándolos con su nombre.

Ahora relaciónalos contigo.
¿Te gustan?
¿Te disgustan?
¿Te recuerdan alguna persona o lugar?
¿Por qué?

Después de unos días, los que tú necesites para ir acostumbrándote, empieza a tomar mayor consciencia de ti.

Aprende a autoobservarte, pero sin criticarte, devaluarte, compararte, etc.
Simplemente enfoca tu atención en ti mismo.
En un principio hazlo cuando estás tranquilo.
A medida que aprendas a hacerlo, podrás llevarlo a cabo cuando sea necesario, independientemente de tu situación y emociones.

Cuando lo hagas, empieza por poner atención a tu cuerpo.
Puedes hacer ahorita, un pequeño ejercicio.

¿Cómo estás sentado?
Revisa cada parte de tu cuerpo.
¿Existe tensión en alguna parte?
¿Cómo te sientes, emocionalmente, en estos momentos?
Ponle nombre a esa emoción y si te es posible descríbela.
Si contestas que te sientes bien, triste, enojado, etc., que quiere decir eso para ti.
¿En que parte del cuerpo lo sientes?
¿Qué piensas al respecto es estos momentos?
¿Qué puedes aprender de ti, de estas preguntas y las respuestas que diste?

Si te cuesta trabajo, lo consideras una tontería, te enojas, etc., trata de ver que estás pensando al respecto.
Revisa si tomas esta misma actitud cuando te encuentras en una situación difícil o ante una emoción que no te gusta.
¿La niegas, buscas alejarte de ella o pensar en otra cosa, la descalificas como "es una tontería", "no vale la pena" o "no tengo tiempo", etc.?

Si es así, posiblemente hay algo doloroso que te cuesta trabajo ver.
Es difícil esfrentarse a ciertas cosas, pero vale la pena porque sólo resolviéndolas acabamos con el dolor que nos provocan.
Podemos negarlas y "no verlas", pero el dolor que está "debajo" de ellas nos hace sufrir de todos modos.

Repite el ejercicio anterior, en diferentes situaciones, para ir desarrollando tu nivel de consciencia y para acostumbrarte a hacerlo.

La autoconciencia no puede desarrollarse leyendo un libro.
El libro te da los conceptos que te pueden ayudar.
Es como aprender a nadar o a manejar un coche.
No importa cuanta información tengas al respecto.
Sólo cuando practicas lo necesario, lo puedes hacer bien.

Pero cuando lo logres te darás cuenta de que vale la pena.
Tu vida va a ser más completa.

En ocasiones nos cuesta trabajo vernos a nosotros mismos porque tenemos miedo de ver cosas que no nos gustan.
Porque nos criticamos y devaluamos, lo que disminuye nuestra autoestima y nos hace sentir mal

Lee los artículos sobre el manejo de la crítica, la comparación con los demás, la importancia de la autoaceptación, la influencia de nuestra autoimagen y el perfeccionismo.

Los diferentes artículos sobre autoestima y sobre el pensamiento en relación a nuestras emociones, también pueden ayudarte.








Psic. Silvia Russek.
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.
Terapia por Internet, por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com






¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.






Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.