Diferentes tipos de divorcio.


Hay diferentes tipos de divorcio. En ocasiones es la mejor o única opción. Pero siempre podemos elegir entre un divorcio tranquilo o uno destructivo.


¿Cómo te gustaría terminar?


Busca la mejor solución.


“Nunca cortes, lo que puedes desamarrar”. Joseph Joubert (Ensayista y moralista francés)

¡No sigas esperando una "solución mágica"
para resolver tus crisis y problemas!

Aquí tienes la solución.

Haz click en la foto:



Esta sección te ayuda a:

1.- Comprender cuáles son los dos tipos de divorcio.

2.- Saber qué hacer.




Nuestros objetivos ante el divorcio.


Cuando hablamos de divorcio podemos clasificarlo, de acuerdo a nuestra actitud y objetivos en:

  1. Destructivo o

  2. Tranquilo y constructivo.






El divorcio destructivo.

En este tipo de divorcio el elemento constante es tratar de lastimar y/o destruir al otro.

¿Cómo?
Como sea.
¿A qué costo?
Al que sea.

Y en el camino nos lastimamos a nosotros mismos y lastimamos a nuestros hijos.

El divorcio destructivo implica una lucha constante, basada en sentimientos de venganza y de odio.

Creemos equivocadamente que puede haber un ganador y queremos ser nosotros.
No nos damos cuenta de cómo nos afecta, a nosotros, mantener una guerra constante contra nuestra ex-pareja.

No existe divorcio en donde uno pierda todo y el otro gane todo.
Quizás nos pueda parecer así, cuando vemos las cosas "desde afuera".
Pero en un divorcio todos pierden.

Sin embargo podemos tener un divorcio en donde las pérdidas lastimen lo menos posible a todos los involucrados.
O podemos tener uno en donde todos terminen muy lastimados y con heridas que van a tardar mucho más tiempo en sanar.


regresar a tipos de divorcio







El divorcio tranquilo.

En un principio, cuando iniciamos el proceso de divorcio, es difícil que las dos partes quieran que el divorcio sea tranquilo y lo menos doloroso posible.

Generalmente es tanto nuestro coraje y/o dolor, que deseamos que el ex-esposo(a) sufra más que nosotros.

¿Pero has pensado el costo de una guerra emocional, económica, etc.?

Cuando vivimos muchas horas buscando o planeando el sufrimiento del otro, estamos atados al coraje y resentimiento y nos estamos dañando a nosotros mismos.

¿Vale la pena destruirnos, con tal de tratar de destruir o hacer sufrir al otro?
Si ya sufrimos en el pasado y estamos viviendo una situación tan dolorosa ¿por qué aumentar el dolor?

Además, mientras más difícil sea el divorcio, más doloroso para los hijos.
¿Qué es más importante, mantener nuestro orgullo, (un falso orgullo) o el bienestar de nuestros hijos?

El divorcio es un proceso que tiene un principio y un final.
Pero el final no es la firma de los papeles.
El final es cuando disminuye nuestro dolor y empezamos una nueva vida.
Tranquila y con mayor bienestar.

Una persona puede tener 50 años de estar divorciado y seguir atrapado en la pérdida, el dolor y el resentimiento.

En un divorcio tranquilo o "buen divorcio", los padres dejan de ser pareja, pero siguen en buena relación como padres.
Es decir, apoyan las decisiones y reglas del otro o se ponen de acuerdo en los asuntos importantes.

Ambos buscan el bienestar de los hijos.

El padre y la madre promueven que los hijos tengan buena relación con la familia de la ex-pareja.
Cada uno de los padres se responsabiliza del cuidado de los hijos y de su propia conducta.





¿Qué hacer?





¿Sabes por qué no has podido vencer tú estrés?

Averígualo gratis, haz click aquí:___





Lo primero que necesitas para llevar a cabo un buen divorcio es trabajar con tus emociones negativas: el enojo, culpa, tristeza, desesperación, miedo, etc.

Sólo reconociendo, aceptando y trabajando sobre tus emociones, puedes impedir que éstas te dominen.

En segundo lugar, es importante que estés consciente, la mayor parte del tiempo posible, que este tipo de divorcio es lo mejor para ti y para tus hijos.

Para ti, porque te evita un mayor sufrimiento y desgaste físico y emocional y te ayuda a crecer y fortalecerte.

Para tus hijos, porque:
  • Evita que se sientan atrapados entre el papá y la mamá, disminuyendo así sus sentimientos de culpa, temor y angustia.


  • Aprenden a manejar adecuadamente los conflictos.


  • Les da seguridad y tranquilidad.



Antes de hablar con tu ex-pareja y actuar, pregúntate:
¿Por qué o para qué quiero obtener...?
¿Qué consecuencias va a tener sobre mis hijos, si mi actitud busca ganar a toda costa?
De qué manera los puedo dañar y dañarme a mí, con esa actitud?

Ten cuidado con los consejos que la gente te da.
La mayor parte de ellos, están enfocados en una actitud de guerra hacia tu ex-pareja:
"No te dejes".
"Saca el dinero del banco, antes de que el o ella lo haga".
"Atácalo por lo que más le duela".
Etc.

Esto genera un círculo vicioso, en donde ambos atacan cada vez más, con tal de ganar o por lo menos de que el otro pierda.
Recuerda que en un divorcio nadie gana, lo mejor es tratar de disminuir las pérdidas y el sufrimiento.

Recuerda las palabras del filósofo y estadista británico, Sir Francis Bacon: "Una persona que quiere venganza, guarda sus heridas abiertas".

Sólo si estás completamente seguro de que tu ex-pareja te va a dañar o a quitar todo, protégete.

Antes de empezar a atacarse y a negociar, observa su actitud ante ti.
La clave para evitar muchos de los conflictos es evitar que el otro te perciba como una amenaza.

Si tu ex-pareja quiere discutir, pelear o te insulta, no le sigas el juego.
Recuerda que las palabras son sólo palabras y nos dañan cuando nosotros les damos importancia.

Si tu te haces a un lado, tu pareja puede tratar de dar golpes, pero sin ningún resultado.

Si no puedes hablar con ella para buscar un divorcio tranquilo, ve si hay alguien que pueda hacerlo.
Alguna persona cercana a él, que le explique los beneficios de llevar a cabo un buen divorcio.

Revisa los problemas en la comunicación, cómo mejorarla y la guía para tener una mejor comunicación, para que puedas tener más herramientas al enfrentarte a tu ex-pareja.

No permitas que el estrés crezca incontrolablemente.
Es un sentimiento que no puedes evitar en estos momentos, pero si puedes manejarlo.


¡No sigas esperando una "solución mágica"
para resolver tus crisis y problemas!

Aquí tienes la solución.

Haz click en la foto:








Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Terapia individual y de pareja.
Citas:
Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com


Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




Te recomiendo los siguientes artículos:
Consecuencias del divorcio.
Las causas del divorcio.
Cómo manejar el coraje.
Algunos consejos para superar el divorcio.
La relación con tu ex-pareja.
¿Divorciarse es fracasar?
La culpa en el divorcio.
Los niños y el divorcio.
Cómo ayudar a los niños, ante el divorcio de los padres.
El niño, su edad y su respuesta ante el divorcio.






Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.