Aprende a sanar las heridas del pasado.


No es suficiente con el paso del tiempo, para curar las heridas del pasado, debemos trabajar con nuestras emociones y pensamientos negativos, para poder sanarlas.



¿Las heridas del pasado te lastiman?




No lo permitas, ¡sánalas!



"No puedo volver al ayer, porque ya soy una persona diferente”. Lewis Carroll (1832-1898) Matemático y escritor británico.






Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____


La lucha contra el pasado.


Con frecuencia, sentimos que algunas experiencias dolorosas que hemos vivido en el pasado, nos impiden ser felices o lograr nuestros objetivos. En esos momentos podemos ver, como los recuerdos y las emociones negativas, asociadas a ellos, nos limitan y nos impiden actuar, arriesgarnos, luchar, etc., sin que tengamos el valor y/o los conocimientos necesarios para vencer dichos recuerdos y para sobreponernos a las experiencias vividas.

Esto es algo que nos ha sucedido a casi todos, en algún momento dado.

Sin embargo, desafortunadamente, el paso del tiempo no es suficiente para sanar dichas heridas. Mientras no hagamos algo respecto, independientemente del tiempo que transcurra, el dolor va a seguir presente, porque nosotros, con nuestros pensamientos y con una actitud y una percepción equivocadas, las mantenemos vivas.

La única manera de dejar atrás esa pesada carga emocional es limpiar la herida, dejar que cierre y dejar de mirar hacia atrás, para enfocar nuestra mirada en el presente, para disfrutarlo y en el futuro, para planear lo que queremos construir.

Las heridas pueden estar provocadas por 2 situaciones:

1) Alguien que nos lastimó.

2) Algo que nos sucedió, en donde no tuvimos ningún control, pero que nos dañó de manera importante, como por ejemplo, la muerte de alguien, una pérdida significativa para nosotros, una enfermedad crónica, una infancia difícil, etc.

Generalmente, nos es difícil, superar dichas situaciones, porque actuamos de manera equivocada. Tendemos a:

a)    Repasar, una y otra vez, lo que sucedió y el dolor que vivimos.

b)    Autocompadecernos. 

c)     Culpar a los demás y a pensar que, sólo si ellos reconocen el daño que nos causaron y nos piden perdón, vamos a poder olvidar.

 

En cuanto al primer punto, está demostrado que nuestros pensamientos mantienen e incrementan nuestras emociones e incluso, con frecuencia, las provocan. Por lo tanto, mientras más pensemos en lo que sucedió, más vamos a revivir las emociones asociadas a dichos hechos y más vamos a sufrir.

En relación al segundo punto, cuando nos autocompadecemos, nuestra autoestima disminuye y nos sentimos vulnerables e incapaces, lo que hace que pensemos que no tenemos posibilidad de defendernos y de darnos nuestro lugar o de solucionar la situación.

Finalmente, cuando culpamos a los demás, estamos provocando dos problemas. Por un lado, les estamos dando todo el poder y el control a ellos, ya que estamos estableciendo que, únicamente si nos piden perdón y actúan como nosotros queremos que lo hagan, nos vamos a sentir bien y desde ese punto de vista, ellos deciden como nos vamos a sentir, de acuerdo a cómo se quieran comportar. Además, en realidad, puede ser que ellos ya ni se acuerden o no les importe o que ni siquiera estén vivos.

Por otro lado, al culparlos, no nos responsabilizamos y, por lo tanto, no actuamos para cambiar la situación y buscar nuestro bienestar.

 

¿Por qué es tan importante sobreponernos a lo sucedido?

En primer lugar, porque nos hace sufrir. El dolor está constantemente presente, con frecuencia en forma de resentimiento, depresión o amargura.

En segundo lugar, porque puede influir en todo lo que hacemos, ya que, con frecuencia, hace que veamos la vida de manera gris y esto influye, obviamente, en nuestras decisiones, en nuestra capacidad para concentrarnos, para planear nuestro futuro y en nuestra conducta en general.

Es importante estar conscientes de que no siempre podemos evitar los momentos dolorosos que la vida nos presenta e incluso, que el trabajar para sanar una herida, va a revivir el dolor que inicialmente sentimos. Pero no debemos tenerle miedo al dolor, ya que, si sabemos manejarlo, éste va a ser pasajero y las situaciones que lo provocan, nos van a fortalecer, a ayudar a crecer y a apreciar mejor los momentos de felicidad.





¿Qué puedes hacer?

Reconoce y acepta, de corazón lo que te sucedió.

Expresa, adecuadamente y sólo para ti, todo lo que recuerdes o creas que sentiste en esos momentos y lo que sientes actualmente.

Escribe todos los pensamientos negativos que te lleguen, tanto respecto a las personas involucradas, incluyéndote a ti, como a la situación en sí y cámbialos por otros que sean positivos, objetivos, que no sean exagerados ni extremistas o enfocados únicamente en lo negativo.

Perdona a las personas involucradas, lo que no significa que tienes que hablar con ellas o acercarte a ellas y perdónate a ti.




Psic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clinica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto: 






Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____



¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.



Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____





Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____

Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.


Adquiere mi libro

¡Bájalo Ya!


¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?

Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com



¿Estás viviendo una época difícil, porque no puedes resolver tus problemas preocupaciones y conflictos?

 ¿Te sientes agobiado por el estrés, ansiedad, etc.?

 Mi libro "Volver a Vivir, Volver a Reír"

te da el bienestar y satisfacción que estás buscando.
Visita la página:

www.vencelacrisis.com.