Hola. Pronto vamos a cambiar la estructura e imagen de esta página y en el proceso puede haber algunos errores que comete el sistema, te pido paciencia, mientras los corrijo. El material va a seguir siendo el de siempre y constantemente va a aumentar y a mejorar. Si deseas hacerme algún comentario, escríbeme, por favor a: bienestar.e@gmail.com Muchas gracias. Silvia

Cómo salvar una relación.
(segunda parte)


Para poder salvar una relación, debemos estar convencidos de que vale la pena. Piensa en todo lo positivo que has tenido con tu pareja y analiza si vale la pena luchar por reconquistarla. Pero recuerda, que vamos a triunfar, sólo si ella tambien se esfuerza por lograrlo.




¿Te preocupa tu relación?

Lucha por ella.




“No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay”. François de La Rochefoucauld (Escritor francés).




Consejos para salvar una relación.


1.- En primer lugar, es indispensable que cada uno de nosotros, nos cuestionemos, muy honestamente, si queremos continuar con nuestra pareja y si estamos dispuestos a trabajar para resolver el problema de la desconfianza, así como los otros que puedan existir y surgir, ya que ambos miembros de la pareja debemos de esforzarnos. Si uno no desea hacerlo, no se va a poder lograr nada, ya que una relación es de dos.


2.- Debemos preguntarnos, también, por qué y para qué queremos salvar la relación. ¿Es porque amamos a nuestra pareja y deseamos seguir viviendo y compartiendo nuestra vida con ella?, ¿porque creemos que ella nos va a hacer feliz? o ¿es porque nos da miedo tener que quedarnos solos y tener que volver a empezar?

La primera razón es válida, la segunda y la tercera no. En el segundo caso, la respuesta es errónea, porque nadie puede hacernos felices. Nuestra felicidad depende de nosotros, de nuestra actitud ante la vida y de nuestra manera de pensar, percibir y evaluar aquello que nos sucede, aunque compartir nuestra vida con alguien a quuien amamos, influye positivamente.


3.- En segundo lugar, es necesario que ambos hablemos sobre cómo nos sentimos y que cada uno exprese lo que entiende de los sentimientos del otro, así como qué sentiría si las cosas hubieran sido al revés. Esto es con la finalidad de que nos comprendamos mutuamente. Por lo tanto, en ningún momento, ninguno de los dos puede negar, minimizar o atacar ni a su pareja ni sus sentimientos.


4.- Debemos platicar sobre el problema, pero durante periodos cortos.

¿Por qué?

Por un lado, porque es importante no tocar demasiados temas o aspectos al mismo tiempo, ya que cuando lo hacemos, nos perdemos en la información y pocas veces tomamos consciencia de lo que cada uno siente, desea y está expresando, tanto verbal como corporalmente. 

Por otro lado, porque podemos, fácilmente, caer en discusiones que, si dejamos que se alarguen, pueden provocar mayores conflictos y más coraje. Por lo tanto, lo adecuado es poner la alarma del despertador para que suene, como máximo, 30 o 45 minutos después de que hemos empezado a platicar y cuando suene, debemos interrumpir y sacar conclusiones de lo que se habló durante ese espacio de tiempo, para pasar, después, a otra actividad.

Antes de esto último, si es posible, es importante establecer un nuevo horario o día, para volver a platicar sobre lo que todavía está pendiente, ya que la meta es aclarar, negociar y solucionar, todos los puntos conflictivos.

Si se empieza a discutir antes de que termine el tiempo establecido para platicar sobre algún tema en particular, se interrumpe la plática en esos momentos y se pospone para cuando ambos estemos más calmados.


5.- Es recomendable, también, que hablemos sobre las conductas y aspectos positivos que hemos compartido durante la relación y que, de alguna manera, hemos ido dejando atrás. Que analicemos que sucedió para que esto se diera y cómo podemos volver a retomarlos. Pero debemos elegir o establecer, cuidadosamente, el lugar y momento adecuado para hablarlo, ya que debe de ser cuando ambos tengamos tiempo y en un lugar en donde no nos interrumpan.


6.- Al hablar de comunicarnos con nuestra pareja, no debemos tratar, únicamente, sobre lo que está sucediendo, sino que debemos hablar, también, sobre lo que ambos estamos sintiendo. Sin embargo, recuerda que se trata de enfocarnos o de utilizar la información, no para atacarnos o buscar culpables, sino para buscar soluciones.


7.- Debemos plantear nuevas conductas que podamos llevar a cabo juntos, así como metas y objetivos comunes. Una vez hecho esto, debemos elegir uno de dichos objetivos y dividirlo en pequeños pasos para poder llevarlo a cabo con mayor facilidad. Esto debe de ser por escrito.


8.- Es necesario que busquemos novedades y situaciones que nos hagan reír juntos y que nos ayuden a romper con la rutina. La diversión, los sueños compartidos, las actividades podemos desarrollar entre los dos y los valores por los que luchamos ambos, crean vínculos y alimentan y fortalecen la relación, pero para eso, se necesita que le dediquemos tiempo.


9.- Es importante que describamos, también por escrito, todas las cosas buenas que tenemos como pareja y todos los aspectos positivos que hemos compartido. Una vez hecho esto, debemos leer juntos, todos los días, esa lista, de preferencia antes de empezar a platicar, agregando, constantemente, todo lo que podamos recordar en ese aspecto.


10.- Debemos preguntarnos, mutuamente, cuáles son las expresiones de amor que nos gustan y actuar de acuerdo a las respuestas recibidas.


11.- Es probable, que durante el proceso que vamos a vivir, surjan otros problemas que estaban latentes en la relación. Por lo tanto, es aconsejable que hagamos una lista de los que vayan surgiendo, para manejarlos poco a poco, según el grado de importancia que tienen para nosotros. Debemos, siempre, terminar con uno, antes de pasar a otro.

En este sentido, a pesar de que tenemos que buscar una solución satisfactoria para ambos, debemos de estar conscientes de que no existe la solución perfecta y que ambos vamos a tener que ceder en algunas ocasiones. Por eso, es importante que aprendamos a negociar.

Recuerda que no debemos pasar a otro problema, hasta que estemos convencidos de que hemos hablado suficiente sobre el que hemos estado trabajando.


12.- En muy probable, que una gran parte de los problemas hayan empezado por pequeños detalles, aparentemente poco importantes, como el que uno de los dos pase mucho tiempo en el teléfono, llegue tarde en ciertas ocasiones importantes etc. En esos casos, es necesario que tratemos de detectarlos, no para atacarnos y culparnos mutuamente, sino para resolverlos y no volverlos a cometer. Sin embargo, debemos enfocarnos en el presente y no hablar sobre el pasado.


13.- Es indispensable que nos esforcemos por ser honestos, tanto en lo que sentimos y deseamos, como en lo que hemos hecho y estamos dispuestos a dar. Antes de hacerlo, debemos hacer el compromiso de no utilizar la información que surja de esta actitud, para atacarnos, criticarnos o devaluarnos mutuamente.


14.- Si queremos salvar la relación, tenemos que aprender a perdonar a nuestra pareja por aquellas situaciones que nos han lastimado y pedir perdón por aquello que nosotros hemos hecho mal. Así como, ponernos de acuerdo sobre las obligaciones, responsabilidades y límites de cada uno, para que no queden espacios en donde puedan surgir nuevos conflictos.


15.- Es indispensable que expresemos el amor que sentimos el uno por el otro, tanto con palabras como a través del contacto físico y, sobre todo, que recordemos que debemos ir poco a poco y sin poner, sobre todo en un principio, expectativas demasiado elevadas.





Psic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clinica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.






Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.



¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?

Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com