Éxito y perfección.



Si eres perfeccionista, seguramente piensas que es una cualidad que todos deberían de tener, porque es la base del éxito.
Sin embargo, ¿sabías que puedes tener un éxito mucho mayor, sin pagar el alto costo físico y emocional del perfeccionismo?



¿Deseas hacer las cosas perfectamente bien?




¿O quieres alcanzar el éxito?




"Las imperfecciones del hombre, sus fragilidades y sus defectos, son tan importantes como sus virtudes. No puedes separarlos. Están unidos". Henry Miller (Escritor norteamericano).






Esta sección te ayuda a:

1.- Conocer el costo de la perfección.

2.- Saber qué hacer.






¿Cuál es el costo de la perfección?


  • ¿Sufres con frecuencia de problemas de estómago (gastritis, colitis, úlcera, reflujo), dolores de cabeza, espalda, musculares, etc.?



  • ¿Tienes problemas o te enojas con la gente, porque no hace las cosas como debería de hacerlas?

  • ¿Estás agobiado de trabajo o actividades, porque no te gusta delegar?



  • ¿Estás tenso o preocupado constantemente?

  • ¿Discutes con la gente por el orden o la puntualidad?

  • ¿Tiendes a deprimirte, enojarte o sentirte frustrado con facilidad?


¿Sabías que cualquiera de estos problemas, puede estar relacionado con el perfeccionismo?

El perfeccionismo ha adquirido una gran importancia en estos momentos.
Por un lado, la competencia es cada día mayor y la necesidad de estar preparado y tener éxito es innegable.
Por el otro, el estrés y las enfermedades relacionadas a él, bajan la productividad y la calidad de vida de una manera muy importante.

Todos los días escuchamos mensajes que promueven el perfeccionismo.
Afirmaciones que aparecen en libros, publicidad, cursos, etc. y que pasan a ser parte de nuestra vida diaria, ya que la sociedad las repite y refuerza:

  • "Nunca te des por vencido"

  • "Tú puedes ser el mejor"

  • "Sé el numero 1"

  • "El éxito te espera, está al alcance de tu mano"

Como resultado, el perfeccionismo se ha vuelto un problema para una parte importante de la población.

¿Por qué?
¿Acaso querer hacer las cosas bien y desear el éxito está mal?

NO.

Lo que está mal, es que el perfeccionista, no sólo quiere hacer las cosas o ciertas cosas, muy bien, sino que quiere hacer todo perfecto y esto es imposible.

De hecho, el perfeccionista parte de una percepción equivocada de la realidad, cuando cree que alguien puede ser perfecto en algo.

Podemos hacer algo perfecto algunas veces.
Pero ser perfectos implica que siempre, siempre, cada vez que lo hagamos, esté perfectamente bien, sin el más mínimo error y eso es imposible.
Nadie puede lograrlo, en ningún aspecto de la vida.

Aunque no siempre se dan cuenta, los perfeccionistas:

  • Generalmente están descontentos o molestos, porque se vuelven muy críticos e hiperexigentes:


    • Consigo mismos y/o

    • con los demás.


    Esto los hace estar de mal humor, lo cual afecta su salud y daña sus relaciones con los demás.



  • Tienen un mayor nivel de estrés o ansiedad, porque se evalúan a sí mismos en función de los resultados que obtienen.
    Sólo se consideran valiosos, si hacen todo perfecto, por lo que la presión de tratar de evitar cualquier error, es muy grande.



  • Se vuelven obsesivos en cuanto el orden, la puntualidad y los detalles, porque cualquiera de estos elementos pueden ser la causa de errores y para ellos un error es un fracaso total.

    Además pueden ser muy obsesivos con su pensamiento, porque cuando cometen un error no pueden olvidarlo fácilmente, se pueden pasar horas o días pensando en el error.
    No tanto para corregirlo, sino para regañarse, criticarse, culparse, etc.



  • Tienen una autoestima frágil, aunque no lo reconocen, ya que su necesidad de ser perfectos está relacionada con la necesidad de sentirse valiosos.

    El problema es que, como cualquier error lo ven como un fracaso y cualquier éxito, les deja la idea de que la próxima vez, pueden y deben hacerlo mejor, su autoestima nunca se fortalece.



  • Pueden ser depresivos, porque toda esta actitud hipercrítica y de autoestima baja, lleva a la depresión.

    Además, la depresión es casi segura si en algún momento se dan cuenta de que les es difícil lograr sus metas de perfección.
    Esto los lleva a volverse pesimistas.



  • Son muy competitivos, porque para sentir que son "buenos" en algo, que "valen", tienen que ser mejores que los demás.

    Esta forma de pensar no sólo los lleva a querer superar a todo mundo, en todo, sino que evita que ayuden a otras personas, hace que muestren los errores y defectos de los demás, etc.
    Esta actitud les trae, también, problemas en sus relaciones, sobre todo en el trabajo.



  • Pueden ser muy rígidos en cuando a:


    • Su pensamiento, porque solo hay bueno o malo, perfección o fracaso total (y cualquier pequeño error es, para ellos, fracaso total).

    • su conducta, porque:


      • o hacen todo bien o mejor no hacen nada,

      • su temor a cometer errores, les impide ser espontáneos.



  • En ocasiones son improductivos, porque:

    • Pierden mucho tiempo al tratar de cuidar todos los detalles,

    • pueden sentirse paralizados y no actuar por miedo a fracasar o

    • acaban posponiendo, para no enfrentarse a un posible fracaso.



  • No son realmente felices, porque no tienen tiempo para disfrutar de la vida, de sus relaciones o de las actividades que llevan a cabo, ya que están únicamente centrados en los resultados y en la tensión que les genera evitar cualquier error.


Piensa en todas las veces que te has equivocado o que no has podido hacer las cosas perfectamente bien.

Objetivamente, ¿las consecuencias han sido terribles?
¿Los daños irreparables?
¿Cuántas veces te has equivocado y no ha pasado nada más que tu propio malestar?
¿La gente se ha alejado definitivamente de ti?
¿Has perdido tu trabajo o tu capital?

Si te das cuenta, la angustia o la tensión provocada por el temor a equivocarnos o a no hacer las cosas perfectamente bien, es mucho mayor que las consecuencias.
¿Sabes por qué?
Porque nuestros pensamientos y nuestra imaginación no tienen límite y la realidad sí.

Ahora, imagínate que pudieras formar dos grupos.
Por un lado, todas las ocasiones en las que has actuado perfectamente bien y por el otro, todas las veces que lo has hecho bien, más o menos o regular y saca un porcentaje de esos dos grupos.

¿Cómo quedaría?
¿70% de las veces actúas perfectamente bien y 30% no?
¿Más, menos?

Es difícil calcular, porque en algunas áreas de la vida somos mejores que en otras y a veces actuamos mejor o peor dependiendo de nuestro estado de ánimo, salud, cansancio, tiempo, etc.
Exactamente por eso es imposible ser perfectos.

Por un lado, porque abarcamos tantas actividades y conocimientos, que es imposible saber todo y hacer todo, siempre perfectamente bien.
Por el otro, existen tantos elementos que intervienen (carácter, emociones, pensamientos, clima, salud, etc.) que nos afectan a cada momento y que alteran nuestro comportamiento, que es imposible garantizar que vamos a actuar siempre, exactamente igual, como si fuéramos robots.

regresar al índice.





¿Qué hacer?


  1. Cada vez que te sientas tenso, presionado o angustiado por hacer las cosas perfectamente bien, piensa:

    ¿Qué tan importante es, que quede perfecto?
    Si tu trabajo, salud, bienestar, etc., dependen de ello, quizás es necesario que lo sea.
    Si no, tal ves con que te esfuerces en hacerlo muy bien, es suficiente.

    Piensa que la energía y salud que ganas, bajando un poquito tus estándares o tus metas, va a repercutir positivamente en tus relaciones y en tu calidad de vida.



  2. Establece metas u objetivos realistas en función de tus deseos y necesidades, pero tomando en cuenta lo que tú puedes dar o hacer.
    Por ejemplo.
    Si quieres hacer ejercicio, pero nunca has corrido, no puedes empezar a correr una hora diaria, aunque tu mejor amigo corra dos.

    Para ayudarte, escribe tus habilidades y cualidades, en las que te puedes ayudar para lograr tus metas y tus defectos o limitaciones, en los cuales puedes trabajar para desarrollar, pero sin esperar la perfección.



  3. Establece prioridades, tanto en las metas que quieres lograr, como en los aspectos que vas a desarrollar.

    Recuerda que si quieres abarcar demasiado no vas a poder o te vas a desgastar tanto que va a repercutir en tus relaciones y en tu salud.



  4. No te compares con los demás.
    Cuando te des cuenta de que lo estás haciendo piensa:
    "El es el y yo soy yo y cada uno de nosotros es diferente"
    "El hace unas cosas bien y yo hago otras y eso no nos hace ni mejor ni peor a uno del otro."



  5. Analiza si estás en una postura rígida o extremista y si es así, cámbiala



  6. Revisa tu dialogo interno y modifícalo si es negativo.









Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com



Te recomiendo los siguientes artículos:
Poca tolerancia a la frustración.
Miedo al fracaso.
Autoestima, la llave de tu bienestar.
Tipos de autoestima.
Fortalece tu autoestima, mejora tu vida.
Los obstáculos en nuestra vida.
La comparación con los demás y el daño que nos causa.
Autoimagen, nuestro espejo interno.
Mejorara tu autoestima y calidad de vida.
El estrés y nuestros pensamientos.
Inseguridad sobre el futuro.
Miedo al cambio.





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.