Hola. Pronto vamos a cambiar la estructura e imagen de esta página y en el proceso puede haber algunos errores que comete el sistema, te pido paciencia, mientras los corrijo. El material va a seguir siendo el de siempre y constantemente va a aumentar y a mejorar. Si deseas hacerme algún comentario, escríbeme, por favor a: bienestar.e@gmail.com Muchas gracias. Silvia

¿Las palabras lastiman?

Cuando usamos palabras que lastiman, para dirigirnos a la gente que queremos o que es importante para nosotros, no sólo provocamos su sufrimiento, sino que dañamos la relación que tenemos con ellos.



¿Lastimas a la gente que quieres, con tus palabras?

Evítalo y protege tus relaciones.



“Cuida tus palabras; que ellas no levanten jamás un muro entre ti y los que viven contigo”. Tales Mileto.(Filósofo y matemático griego)




¿Cómo usamos las palabras?


¿Te has preguntado, por qué no siempre tienes las relaciones que te gustaría?

¿La gente responde, en ocasiones, de manera diferente a como esperas o deseas?

¿Estás consciente de tu forma de hablar?

 

Si bien, constantemente nos estamos comunicando, esto no hace, por sí solo, que nuestra comunicación sea siempre fácil y positiva.

Con frecuencia, muchos de nuestros problemas son causados o incrementados debido, precisamente, a problemas en esta área. Problemas que surgen cuando utilizamos palabras que lastiman.

Dichas palabras pueden ser utilizadas de vez en cuando o pueden convertirse en una comunicación negativa que termina desencadenando un círculo vicioso entre 2 personas que se atacan y lastiman o devalúan constantemente, con frecuencia por motivos equivocados y, en ocasiones, sin darse cuenta del origen de dicho círculo o del alcance de sus consecuencias.

 

En este sentido, podemos ver que son varios los elementos que pueden intervenir negativamente, en el uso y el tono de las palabras con las que nos dirigimos a las personas, como, por ejemplo:

1.- El dejarnos llevar por nuestras emociones y estado de ánimo, que afectan lo que decimos o la manera como lo decimos.

2.- El desconocimiento de técnicas para tener una mejor comunicación.

3.- La falta de empatía, para elegir el momento, forma y lugar adecuado para hablar.

 

Al hablar de palabras que lastiman, debemos tener en cuenta que una de las formas más negativas de utilizar la comunicación, es la crítica. Con frecuencia, cuando criticamos a una persona, tendemos a atacarla con palabras cuyo objetivo real es devaluarla, provocarle malestar y/o dolor o descargar nuestro coraje y disgusto.

Si bien es cierto que no tenemos que estar de acuerdo con todo lo que hacen los demás, cuando queremos expresar nuestro desacuerdo debemos tener cuidado con la manera de utilizar nuestras palabras.

 

Cuando criticas, ¿te has preguntado por qué lo haces?

Si es porque quieres que una persona cambie, ¿es porque a ti te molesta su forma de ser?

¿Estás, de alguna manera, descargando tu enojo, mal humor o frustración?

¿Piensas que si está “mal”, la van a criticar y dicha crítica va a repercutir, de alguna manera, en ti?

Aun cuando criticamos a alguien, para ayudarlo a darse cuenta de un error o de una conducta equivocada, debemos tener cuidado, ya que nuestras palabras pueden estar causando un daño mayor, que el beneficio que buscamos.


En este sentido, uno de los principales errores que cometemos, es que pocas veces pensamos en las consecuencias que nuestras palabras pueden provocar y cuando nos enfrentamos a ellas, nos extraña y/o enoja la conducta de la persona con la que estamos hablando, independientemente de cuál sea y de que la consideremos negativa e inadecuada.

Esto no significa que tenemos que quedarnos callados y que no podemos o debemos decir aquello que consideramos importante, pero sí que tenemos que elegir el lugar y momento adecuados y hacerlo siempre con respeto y empatía.





Qué puedes hacer.

Recuerda que, como muchas otras cosas, la comunicación y el mensaje que queremos dar, puede utilizarse positiva o negativamente, para construir y fortalecer relaciones o para destruirlas. Por lo tanto, en situaciones importantes, antes de hablar, pregúntate, ¿“qué quiero lograr con esta conversación y cuál es la mejor manera de plantear aquello que deseo decir?”

 

Ten en cuenta, que todas las personas tienen sentimientos, independientemente de que los demuestren o no. Antes de decir algo que puede lastimar a quien nos está escuchando, piensa cómo te gustaría que te lo dijeran a ti.

 

Piensa que nadie tiene la culpa de tus malos humores, cansancio, poca tolerancia a la frustración, etc. Si no puedes decir algo con respeto y empatía, posponlo para otro momento en que sí puedas hacerlo.

 

No confundas a las personas con sus conductas. Si deseas expresar tu malestar por algo que hicieron, puedes decir algo así como “me molestó o me sentí incómodo porque …” y no “eres un…”

Responsabilízate de las consecuencias de aquello que dices y aprende a desarrollar tu empatía.

Si te extrañó la manera de reaccionar, de la persona con la que estabas hablando, porque no esperabas dicha reacción, pregúntale qué fue lo que entendió y cómo se sintió, porque es posible que haya interpretado tus palabras, equivocadamente.

 

Ten en cuenta que a ti no te corresponde ir por el mundo educando (criticando) a toda la gente y que tú, tampoco eres perfecto.

 

Si te enojas, molestas, te sientes herido fácilmente o te pones a la defensiva con facilidad, por lo que te dice la gente, analiza si no están haciendo lo mismo que haces tú.




Psic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clinica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com




¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.



Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.



¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?

Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com