Limitaciones en la comunicación.


Existe una serie de situaciones y conductas que actúan como limitaciones en nuestra comunicación, impidiendo lograr nuestras metas y mejorar la cantidad y calidad de nuestras relaciones, en cualquier área de nuestra vida.


¿Tienes problemas para comunicarte?

Aprende a resolverlos.



“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas”. - Anthony Robbins. (Orador motivacional y escritor americano).





Obstáculos en la comunicación.


Entre las principales limitaciones u obstáculos de la comunicación encontramos:

1.    No saber escuchar.

2.    Falta de respeto por la otra persona.

3.    Etiquetar a la persona.

4.    Problemas anteriores, no resueltos.

5.    Demasiada tensión o enojo.

6.    Experiencias pasadas, dolorosas, relacionadas con el intento de comunicarse.

7.    Miedo a exponerse.

8.    Pensar que el esfuerzo no va a servir de nada.

9.    Falta de claridad para detectar nuestros sentimientos, pensamientos y deseos.

10. Falso orgullo.

 

Vamos a ver, a continuación, algunos de ellos.

 

1.- No saber escuchar.

Comunicarse adecuadamente es una responsabilidad de dos: el que habla y el que escucha.

Más que oír las palabras o sonidos, saber escuchar significa: Entender lo que la persona me quiere decir.

Cuando sabemos escuchar, podemos:

  • Resolver conflictos y diferencias.
  • Evitar malas interpretaciones.
  • Demostrar nuestro respeto por la persona que habla.
  • Aprender de lo que escuchamos.
  • Evitar perder el tiempo.

 

Para escuchar bien, es necesario:

  • Poner atención, mirar a los ojos de la persona que habla y mostrarle con nuestros gestos y expresión que lo estamos escuchando.
  • No pensar en otras cosas o en lo que queremos responder.
  • No interrumpir.
  • Preguntar siempre que tengamos alguna duda, respecto a lo que nos están diciendo.
  • No reaccionar ante los desacuerdos. Esperar a que la otra persona acabe de hablar, para contestar.

 

2.- Falta de respeto por la otra persona.

No respetamos a una persona cuando no la dejamos hablar, le gritamos, la atacamos, insultamos, etc. Recuerda que podemos mostrar respeto y aceptación por lo que dice, aún si no estamos de acuerdo, el cual puede ser expresado de manera correcta y en el momento adecuado.

 

3.- Etiquetar a la persona.

Cuando calificamos a alguien de determinada manera y nos formamos una imagen de acuerdo a esa calificación (la etiquetamos), ya no la vemos, ni la escuchamos. Actuamos de acuerdo a la etiqueta.

 

4.- Problemas anteriores, no resueltos.

Si estamos enojados, resentidos, etc., con una persona, por situaciones del pasado, estos sentimientos impiden que le prestemos atención a lo que nos quiere decir en el presente.

Cualquier palabra o gesto sirve como detonador de nuestras emociones y podemos, fácilmente, perder de vista el tema que queremos tratar.

 

5.- Demasiada tensión o enojo.

No importa si nuestras emociones negativas son resultado del tema que se está tratando o no. Si son demasiado intensas, nos impiden hablar con claridad y escuchar con atención y respeto, por lo que es necesario manejarlas y eliminarlas, antes de entablar una comunicación importante.

Las otras 5 limitaciones las vamos a tratar en la segunda parte del artículo, bajo el nombre de obstáculos de la comunicación.




¿Qué puedes hacer?

Obsérvate cuando estás hablando con otras personas. ¿Sientes que puedes transmitir aquello que deseas y que eres comprendido?

Si no es así, trata de determinar si tú no estás siendo claro, si tu forma de expresarte está siendo poco entendible debido a que no respetas a quienes te escuchan, a que los estás etiquetando o si se debe a que estás reaccionando emocionalmente o con demasiada tensión.

Si, por otro lado, crees que la otra persona, es la que no está comprendiendo tu mensaje, pregúntale, respetuosamente, si no te estás expresando con suficiente claridad.

Revisa, también, si ambas partes se están escuchando mutuamente y si no es así, trata de detectar a que se debe. Sin embargo, si crees que la otra persona no te está prestando suficiente atención o respeto, debes de ser cuidadoso y amable en tu manera de expresar tu molestia o tus peticiones respecto a que adopte una actitud diferente. Se trata de buscar mejorar la comunicación entre ambas partes y no de crear nuevos conflictos.

Recuérdate, constantemente, que todos tenemos muchas características y presentamos un gran número de conductas, a veces correctas y otras incorrectas, por lo que etiquetar a una persona, por una o dos, es un error de nuestra parte.

No olvides que las emociones son parte de nuestra vida diaria, por lo que es altamente probable que estén presentes, sobre todo en comunicaciones importantes. Dichas emociones pueden estar relacionadas con la persona con la que estamos hablando, por eventos vividos previamente, pueden surgir en nosotros por la dificultad de lo que tenemos que tratar o pueden ser resultado de otras situaciones que no tienen que ver, directamente, con esa persona o situación, pero que el momento las activa o que no hemos podido trabajar.

Si crees que dichas emociones pueden interferir en tu comunicación, posponla, explicándole a la otra persona lo que te sucede y trabaja con tus sentimientos, elimínalos y después, retoma la comunicación.

Si te es imposible posponerla, aclárale a la otra persona, que estás tenso o enojado, pero que no tiene nada que ver ni con ella ni con el tema que están tratando.

Si el tema o la persona con la que vas a tratar, es difícil para ti, practica unos ejercicios de relajación antes de comenzar y, si espreciso, cada vez que consideres que lo necesitas.




Psic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clinica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com




¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.


Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.



¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?

Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com



¿Estás viviendo una época difícil, porque no puedes resolver tus problemas preocupaciones y conflictos?

 ¿Te sientes agobiado por el estrés, ansiedad, etc.?

 Mi libro "Volver a Vivir, Volver a Reír"

te da el bienestar y satisfacción que estás buscando.
Visita la página:

www.vencelacrisis.com.