Cómo manejar el enojo.


Cuando el enojo y la rabia nos dominan, podemos perder el control y ser muy agresivos o cometer actos de violencia.
Por eso es tan importante aprender a manejar el coraje y evitar las consecuencias físicas y emocionales que aumentan nuestros problemas y nuestro sufrimiento.



El enojo puede ser muy destructivo.



Tú eliges la fuerza que le das.



“Aferrarse a la ira es como tomar un carbón ardiente con la intención de arrojárselo a alguien; es uno quién se quema”.
Buda (Líder religioso de Oriente)




¿Estás listo para hacer de este momento, el inicio de una vida exitosa y satisfactoria?

¡¡¡Ya viene!!!



¡No te lo puedes perder!

¡Espéralo!








Esta sección te ayuda a:

1.- Comprender la importancia del coraje, en nuestras vidas.

2.- Reconocer los "disparadores" del coraje.

3.- Saber qué hacer.




Controla el enojo,
para que no te controle.


El enojo es una de más emociones más frecuentes en nuestra vida.
Pero también es una de las más desgastantes y es la causa de una gran parte de nuestros problemas, ya que:

  • Nos desgasta físicamente, porque altera todo el funcionamiento del cuerpo.

  • Influye en la toma de malas decisiones, que afectan todas las áreas de nuestra vida.


  • Aumenta o provoca conflictos con los demás.


Pero el coraje en sí mismo, no es malo.

Es una respuesta instintiva de nuestro organismo, que nos da la energía necesaria para defendernos cuando somos atacados físicamente o cuando nuestra vida está en peligro.

Nos puede servir para reconocer que algo nos está molestando y motivarnos a actuar.

El problema no es sentir coraje o rabia, cuando el sentimiento es momentáneo o está bien encausado y manejado.

EL verdadero problema surge cuando mantenemos ese sentimiento durante muchas horas, días, meses o años y cuando, gracias a él, respondemos desproporcionadamente.

Las causas del coraje pueden ser:

  • Internas, a partir de algunos recuerdos o

  • externas, relacionadas con lo que sucede a nuestro alrededor.


Podemos hablar de dos tipos de coraje:

  • El que dirigimos hacia nosotros mismos, en el que:

    • Nos atacamos,

    • insultamos,

    • devaluamos,

    • o reprimimos, con lo que se convierte en depresión.


  • El que dirigimos hacia los demás.



El coraje puede ser utilizado de una manera adecuada y de una inadecuada.

  1. Es inadecuada, cuando.

    • Explotamos, sin medir las consecuencias.
      El coraje nos controla y podemos lastimar emocional o físicamente a una persona.


    • Lo utilizamos para poder controlar a los demás.
      Esto puede darse en personas con baja autoestima, que lo utilizan para sentirse fuertes y poderosas.


    • Lo reprimimos, porque pensamos que es algo negativo.
      Esta actitud abarca desde negarlo, decir que no estamos enojados, hasta dejar de sentirlo, aparentemente.


  2. Adecuada.

    Dado que cada persona es diferente, cada uno de nosotros puede manejar adecuadamente el coraje, de una manera distinta.

    Algunos, simplemente con reconocer y expresar que están enojados, se sienten mucho mejor y el coraje disminuye, permitiéndoles resolver la causa de su malestar.

    Otros necesitan descargar la energía físicamente, con actividades como correr, encerrarse en un cuarto y gritar, golpear un cojín, etc.

    Esto es adecuado siempre y cuando tus acciones no te afecten de alguna manera o afecten a los demás y que no hagas cosas de las que luego te arrepientas.

    También podemos:


    • Hablar y aclarar las cosas con las personas involucradas, si lo hacemos e una manera asertiva.

    • Hacer ejercicio.

    • Relajarnos

    • Expresarlo a través del arte: pintura, escritura, música, etc.


regresar al índice.





¿Qué es lo que dispara el coraje?


El enojo tiene que ver con dos aspectos:

  1. El temor o la sensación de estar amenazado, ya sea real o simbólicamente.
    Esta amenaza puede ser en el aspecto físico, emocional, psicológico o espiritual.



  2. La frustración de no obtener lo que deseo o de que las cosas y las personas sean diferentes de cómo yo quiero que sean.

    Cuando percibimos esa oposición de la gente como agresiva, el coraje o la ira pueden crecer desproporcionadamente.
    Este aspecto está relacionado con una necesidad de control, ya sea físico o psicológico y muy frecuentemente lo justificamos, equivocadamente, con el concepto de "lo que es justo".


Nuestra percepción y pensamientos son los elementos que disparan y mantienen el coraje.

Por ejemplo:
Mi ex-pareja me grita.

Yo lo percibo como agresión y me enojo, porque pienso:
"No debería de gritarme (debería comportarse como yo quiero que se comporte)".
"Se cree más que yo"(mi autoestima se siente amenazada).
"Todo lo hace a propósito para hacerme sentir mal" (y no debería hacerlo).
Etc.

Estos pensamientos me generan más coraje y la rabia se va a mantener mientras los tenga.

Si dentro de 5 días, estoy tranquila viendo televisión y me acuerdo y vuelvo a tener ese tipo de pensamientos, me vuelvo a enojar, aunque no esté mi ex-pareja presente.

Lo malo es que así como pueden ser 5 días, pueden ser 5 o 50 años.
Cada vez que yo tenga este tipo de pensamientos o similares, vuelvo a sentir el coraje con la misma intensidad o mayor que cuando fue la discusión.

(También podría no haberle hecho caso, percibirlo como una conducta que no tiene importancia para mí y no enojarme.)
(O pensar: "Pobre, sólo gritando puede sentirse mejor, lástima" y tampoco me enojo).

Lo más probable es que, si me enojo, le grite o insulte y mi pareja reaccione con pensamientos parecidos a los que causaron mi enojo, formando un círculo vicioso en donde el coraje de uno aumenta el del otro, indefinidamente.

Cuando nos estamos divorciando, todo el coraje que sentimos y que puede provocar un fuerte deseo de desquitarnos o vengarnos, tiende a mostrarse en la negociación de los aspectos económicos y relacionados con los niños.

¿El resultado?
Los trámites se alargan, nosotros nos desgastamos física y emocionalmente y nuestros hijos sufren.

regresar al índice.





¿Qué hacer?

Describe las situaciones en las que te enojas y responde a las siguientes preguntas, por escrito:

¿Por qué me enoje?
¿Por qué creo que eso pasó?
¿Que hizo la otra persona?
¿Por qué creo que lo hizo?
¿Por qué creo que lo hizo para molestarme?
¿Qué pienso de esa persona?
¿Qué pienso de mí?

Escribe todo lo que se te ocurra, sin analizarlo.
Si crees que no pensaste nada, escribe qué crees que pensaría cualquier persona que se encontrara en tú lugar.
Muy probablemente esos son tus pensamientos.

Una vez que hayas terminado, revisa cada pensamiento y pregúntate:
Si pienso así ¿cómo me siento?

Imprime los artículos sobre estilos de pensamiento y cómo cambiar los pensamientos equivocados para que analices y trabajes con cada uno de los pensamientos que te generan coraje.

Poco a poco vas a poder identificar el tipo de pensamiento que te hace enojar o que te causa sufrimiento y vas a poder cambiarlo o eliminarlo.

Date el tiempo que necesitas, para dominar esta técnica.
Recuerda que cada persona es diferente.

Pero recuerda también, que sólo aprendemos algo, cuando lo practicamos todas las veces que sea necesario.




¿Estás listo para hacer de este momento, el inicio de una vida exitosa y satisfactoria?

¡¡¡Ya viene!!!



¡No te lo puedes perder!

¡Espéralo!









Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Terapia por internet, a través de videoconferencia.
Informes en http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/terapia.html o en bienestar.e@gmail.com


Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




Te recomiendo los siguientes artículos:
Causas y consecuencias del enojo.
Los mitos del coraje.
La expresión del enojo.
El coraje y sus manifestaciones.
La agresión y sus manifestaciones.
¿Qué es el resentimiento?
Cómo reconocer nuestros sentimientos.
Cómo eliminar el resentimiento.
Técnicas para manejar el coraje.
Tips para manejar el enojo.
¿Para que sirven las emociones "negativas"?


Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind




¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.






Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.