Los mitos del coraje.



Manejar el coraje puede ser difícil, porque existen muchas creencias o mitos falsos que ayudan a mantenerlo.
Aprende a cuestionarlos y a eliminarlos de tu vida.



Nosotros podemos y debemos,
pensar, analizar y decidir.


No tenemos porque creer ciegamente.



"Cuando construimos nuestra vida sobre mitos y falsas verdades, cualquier viento fuerte puede tirar los cimientos". Silvia Russek



Descubre los mitos
que mantienen tu conducta.


Manejar el coraje puede ser difícil porque:

  1. Enojarse se vuelve un hábito, es decir, una conducta automática iniciada y con frecuencia mantenida, sin nuestro control.



  2. Encubre muchos otros sentimientos como miedo, inseguridad, depresión, etc., difíciles de detectar y aceptar.



  3. Existen muchos mitos o creencias equivocadas, que nos hacen pensar que no lo podemos controlar o que ayudan a mantenerlo.

Algunos de los principales mitos son:

Mito #1.- El enojo demuestra un carácter fuerte.
Realidad: Dejarse dominar por el enojo implica debilidad.

El enojo sólo demuestra:

  • Características o sentimientos personales como:

    • Poca tolerancia a la frustración,

    • impaciencia,

    • susceptibilidad,

    • miedo,

    • malos hábitos,

    • etc.



  • Debilidad al no poder controlar nuestras emociones y pensamientos.



  • Errores en nuestra forma de pensar, tales como:

    • Pensamiento extremista,

    • tendencia a adivinar el pensamiento y motivaciones de los demás,

    • actitud egocéntrica, en donde damos por hecho que todo gira a nuestro alrededor,

    • pensamientos de tipo juzgador y justiciero,

    • etc.

Un carácter fuerte implica que podemos "levantarnos" cada vez que fracasamos o nos sentimos vencidos por los problemas.
Para lograrlo, debemos tener la claridad mental necesaria para pensar correctamente y el suficiente control personal para actuar adecuadamente, a pesar de nuestros sentimientos.





Mito #2 Ser enojón es una característica heredada.
Realidad: Mantener el enojo y nuestra forma de manejarlo, es una conducta aprendida.

La sensibilidad y por lo tanto, cierta irritabilidad, pueden ser heredadas, pero enojarse ante los problemas, pérdidas, insultos, etc., es una conducta aprendida y como toda conducta aprendida puede ser cambiada por otra distinta.





Mito #3 No debemos enojarnos porque el coraje siempre provoca algún tipo de agresión.
Realidad: Agredir es nuestra elección.

La agresión es sólo una de las formas en que el enojo puede ser expresado.
Existen otras maneras de expresarlo y cuando manejamos el enojo adecuadamente, puede ayudarnos a solucionar nuestros problemas.





Mito #4 El enojo nos ayuda a conseguir lo que queremos.
Realidad: Lo que puede parecernos bueno a corto plazo, puede causarnos daño a largo y mediano plazo.

Con algunas personas y en algunas situaciones, podemos pensar que el enojo nos da buenos resultados.
Esto puede ser cierto, a corto plazo.

Pero a mediano y a largo plazo las consecuencias siempre son negativas: afecta nuestra salud, deteriora las relaciones, impide que pensemos objetivamente y con claridad y limita nuestras opciones.





Mito #5 Siempre debemos expresar nuestro enojo.
Realidad: Siempre tenemos que pensar qué es lo más adecuado.

Siempre debemos reconocerlo ante nosotros mismos, pero hay ocasiones en que es mejor no expresarlo, por lo menos mientras estemos muy enojados y no podamos controlarlo y controlar nuestras palabras.

Es nuestra decisión y responsabilidad, elegir cuando y sobre todo como lo vamos a expresar.





Mito #6 El coraje no puede coexistir con el amor.
Si realmente queremos a alguien no deberíamos enojarnos con él.

Si nos enojamos quizás no lo queremos tanto.
Realidad: El amor y el coraje son dos emociones distintas e independientes una de la otra.

Nadie puede darnos todo lo que queremos, en el momento y la forma en que lo queremos, por lo que es imposible evitar el enojo.
De hecho, porque queremos a una persona pueden darse situaciones en las que nos sintamos lastimados o amenazados.

Lo importante no es si nos enojamos o no, sino distinguir la verdadera razón del enojo, deslindar sus acciones de mis pensamientos y sentimientos y expresarlo o manejarlo adecuadamente.





Mito #7 La gente nos hace enojar.
Realidad: Nuestros pensamientos determinan nuestro coraje.

Las personas pueden hacer algo que sirva como disparador del enojo, pero lo que realmente incrementa o mantiene ese enojo son nuestros pensamientos sobre su persona, conducta e intensión.





Mito #8 Si estamos muy enojados, no podemos controlar lo que hacemos o decimos.
Nuestras conductas son provocadas por nuestros sentimientos.

Realidad: Nuestros pensamientos son la causa de nuestras conductas.

Puede ser difícil controlarnos cuando estamos muy enojados, pero podemos hacerlo.
Si el enojo intenso provocara siempre algún tipo de agresión (física o verbal), toda la gente que se enoja agrediría y no es así.

Además cuantas veces alguien está muy enojado, agrediendo a otra persona y llega alguien más (ante quién no quiere quedar mal) y automáticamente se controla.





Mito #9 Manejar el coraje significa no decir nada.
Realidad: Manejar el coraje significa pensar antes de actuar.

El manejo del coraje implica reconocerlo ante nosotros mismos, mantenernos calmados para analizar la verdadera causa y decidir que conducta tomar al respecto.
Es aprender a distinguir, entre las situaciones importantes que realmente nos afectan y nuestra reacción excesiva, así como encontrar la manera constructiva de expresarlo.





Mito #10 Siempre nos sentimos mejor después de enojarnos.
Realidad: Es importante distinguir entre sentirnos bien, momentáneamente y estar bien.

Expresar el coraje con intensidad, ayuda a descargar la energía acumulada, pero este bienestar es momentáneo.
Si nuestros pensamientos mantienen el coraje, inmediatamente volvemos a sentirnos igual, por lo que no es una solución.
Además las consecuencias pueden ser muy negativas, por lo que después podemos sentirnos mucho peor.





¿Qué hacer?

Todos tenemos una serie de creencias o mitos, que aprendimos de nuestra cultura o en nuestra infancia.

Pero los tiempos cambian.
La nueva información y los conocimientos actuales, nos pueden demostrar que muchos de ellos son erróneos.

¿Conoces el cuento de la receta del lomo al horno?

Una señora le explica a su hija, cómo hacer el lomo al horno, que es el favorito de la familia.
Le especifica que, cuando ya está preparado, debe partirlo a la mitad y meterlo al horno en 2 recipientes separados.
A la hija le llama la atención este detalle, pero al preguntarle a la mamá, la razón de esta división, la madre le explica que así va la receta que le dio su mamá.

La hija va y le pregunta a la abuela y ésta le da la misma respuesta.
Como la bisabuela todavía vivía, la hija va y le pregunta.
La bisabuela le explica que, cuando ella lo cocinaba, los hornos eran muy pequeños y no cabía toda la carne, por lo que era necesario partirla.

Muchas de nuestras creencias o de los mitos familiares o sociales, quizás tuvieron una razón de ser, pero ya no son válidos actualmente.
Por lo tanto, una gran parte de esos mitos o creencias, no sólo son erróneos, sino que pueden ser obstáculos importantes para nuestro bienestar.

Revisa cada uno de los mitos y analiza, qué tanto tu coraje se relaciona con ellos.
Analiza de donde crees que vienen y qué tanto crees en ellos.

Pregúntate de qué manera influye, cada uno de ellos, en tu relación con tu sentimiento de enojo y con la manera en que lo manejas.
Si forman parte de tu vida, trata de cambiarlos o eliminarlos.

Para manejar el coraje y cualquier sentimiento que nos afecta, es muy importante entender la relación entre nuestros pensamientos y nuestras emociones.
Lee los artículos sobre cómo nuestros pensamientos influyen en nuestros sentimientos y sobre el poder de nuestras ideas, creencias y pensamientos.







Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.
Terapia por Internet, por videoconferencia.
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:








¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.







Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.






Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.