¿Se debe expresar el enojo?


El enojo puede expresarse de manera constructiva o destructiva. Aprende a hacerlo adecuadamente y obtén sus beneficios.



¿Qué piensas del coraje?



¿Crees que es malo, enojarse?



“Es de sabios dirigir tu coraje hacia los problemas y no hacia las personas; enfocar tu energía en respuestas y no en excusas”. William Arthur Ward (Escritor americano).





¡Conoce mi nuevo libro!
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS"!
Descubre cómo superar las crisis, vencer el estrés,
mejorar tu autoestima y resolver los problemas.

Haz click en la foto:


Esta sección te ayuda a:


1.- Reconocer las diferentes formas de manejar el enojo.

2.- Saber qué hacer.





Aprende a manejar el coraje.


El enojo o coraje, es un sentimiento cuya intensidad puede cambiar, con mucha facilidad.
Abarca desde una molestia o irritación, hasta la ira sin control.

El enojo nos puede causar muchos problemas, pero también puede ayudarnos a:

  • Defendernos y defender a otras personas,

  • tener la energía y motivación necesaria, para mejorar nuestra vida y luchar por nuestros ideales,

  • establecer y fortalecer nuestra individualidad, sobre todo durante la infancia.

Los problemas que tenemos, causados por el enojo, no están provocados por este sentimiento, sino por la manera en que lo manejamos.

Manejar el coraje significa, aprender a expresarlo adecuadamente y cambiar los pensamientos y conductas que lo mantienen o incrementan.

Para manejar el coraje tenemos reconocer la diferencia entre enojo y agresión.
El primero es un sentimiento, la segunda es una conducta.


El coraje puede ser:

  1. Expresado.

  2. Reprimido.

  3. Negado.






Expresión del enojo.

Podemos expresarlo de manera:

  1. Constructiva o

  2. destructiva.

La expresión del coraje de manera constructiva.
Esta forma de expresión, busca establecer límites claros, defender nuestra posición, expresar nuestro disgusto y resolver los conflictos, sin amenazar la integridad y autoestima de las otras personas involucradas.

Es expresarnos dentro de un marco de total respeto, hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Cuando expresamos nuestro enojo de manera constructiva, separamos a la persona de su conducta.
Si la persona hizo algo que no me gustó y me quejo de lo que hizo, no la califico, ni le pongo etiquetas.
Le digo "Me molesta cuando dices…, o no me gusta cuando haces…", pero no le digo "eres un irresponsable o un egoísta".

Implica expresar nuestros sentimientos y deseos y estar dispuestos a escuchar a la otra persona, para buscar juntos una solución o la manera de evitar que se repita la situación que nos molestó.


Expresión del coraje de manera destructiva.
Expresar el enojo de manera destructiva, es atacar física o verbalmente a la persona con la que estamos enojados.
No buscamos una solución, queremos dañar a la otra persona y desquitar nuestro coraje.
Podemos hacerlo de diferentes maneras:

  • Criticando a la persona,

  • avergonzándola delante de los demás,

  • ignorándola, tomando una actitud fría, distante e indiferente,

  • rechazando cualquier intento de su parte para solucionar el problema o para pedir una disculpa,

  • lastimándola físicamente,

  • etc.

El coraje expresado de manera destructiva afecta la relación, genera resentimiento en la otra persona y nos puede provocar culpa, vergüenza o una disminución de autoestima.

regresar a formas de manejo






Represión del enojo.

Reprimir el coraje significa, sentir el enojo pero no expresarlo, o tratar de negarlo.
Reprimimos el coraje por miedo a las consecuencias, porque no nos atrevemos a enfrentar a la persona o por una serie de mitos aprendidos, como por ejemplo, que es malo enojarse o que no debemos enojarnos con la gente que queremos.

Sin embargo, toda la energía que reprimimos o negamos cuando estamos enojados, no desaparece, simplemente se manifiesta de otra manera.

Por lo tanto, nos puede provocar:

  • Molestias físicas, como acidez, dolor de cabeza, cuello o espalda, etc.,

  • sentimientos como angustia o depresión,

  • poca capacidad para concentrarnos, pensamientos obsesivos, etc., que afectan nuestra conducta.

Generalmente, cuando reprimimos el coraje, tendemos a "rumiarlo".
Pensamos una y otra vez en lo sucedido y en todos los calificativos que le damos a la persona involucrada, aumentando nuestro enojo, manteniendo la alteración de nuestro organismo y provocando resentimiento, deseos de venganza, mayores problemas, etc.

regresar a formas de manejo






Negación del enojo.

Negar el coraje es una actitud aprendida.

La aprendemos durante la niñez:

  • A través del ejemplo que vemos,

  • de lo que escuchamos o

  • para cumplir las expectativas que nuestros padres tienen de nosotros.

También podemos aprenderla, como resultado de experiencias vividas, en donde reconocer o expresar el enojo, nos causó problemas o sufrimiento.

Cuando negamos el enojo estamos más propensos a deprimirnos, a que nuestra autoestima disminuya y a sentirnos víctimas de las circunstancias o de otras personas.


regresar al índice.





¿Qué hacer?

En primer lugar, antes de expresar nuestro enojo, es necesario tratar de calmarnos, para distinguir la verdadera causa del mismo.

Recuerda que podemos enojarnos con una persona, pero reprimirlo o negarlo y después desquitarnos con otra, pensando que ésta es quién nos hizo enojar.

Por ejemplo:
Estamos enojados por algo que hizo nuestra pareja o nuestro jefe.
Por diferentes motivos, miedo, mitos respecto al enojo, etc., lo negamos, ignoramos o reprimimos.

Al llegar a la casa, encontramos que los niños tienen tirados todos sus juguetes, por lo que nos enojamos y empezamos a gritarles.
Les decimos que son unos irresponsables, que siempre hacen lo mismo y quizás los insultamos, castigamos o incluso golpeamos.

Pensamos o les decimos que ellos nos hicieron enojar.

Sí puede ser, que su desorden nos moleste muchísimo, pero la causa inicial del enojo fue la conducta de nuestro jefe o pareja.
Nuestra respuesta ante los niños es de mucho mayor intensidad y expresada inadecuadamente, porque ya traemos acumulado el coraje que no manejamos con nuestra pareja o jefe.

En segundo lugar, es importante recordar que uno de los principales elementos, que influyen en la duración e intensidad de nuestro coraje, es la intención que le damos a la conducta de la otra persona.
Por lo tanto, si cambiamos nuestra manera de evaluar lo sucedido, podemos manejar mucho mejor nuestro malestar.

Esto no significa que neguemos los hechos o nuestros sentimientos.
Pero sí, que no demos por hecho que conocemos los motivos, intenciones, pensamientos y sentimientos de la otra persona.
Por mucho que conozcamos a alguien, no podemos adivinar todo lo que piensa y siente.
Debemos preguntarle, para aclarar las cosas, pero sin atacarla.

No saques conclusiones que pueden estar equivocadas, porque es una actitud que aumenta los conflictos.


Cuando te preguntan si estás enojado o por qué, no lo niegues.
Decir no estoy enojado, no me pasa nada o tú deberías de saberlo, no resuelve los problemas, al contrario.

Si te critican o si te sientes criticado, escucha bien, sin agredir y sin ponerte a la defensiva.
Pídele a la persona que te diga que fue lo que le molestó y trata de ver que hay debajo de sus palabras.
Puede haber sentimientos escondidos, que son los que deben de tratarse.

Si estamos muy enojados, es importante que tratemos de calmarnos primero.
Podemos hacer ejercicios de respiración, salir a caminar o correr un poco, escuchar música que nos relaje, etc.

Para expresar tu enojo correctamente, revisa cuáles pueden ser los problemas de comunicación, que pueden causarte dificultades y revisa la guía para una mejor comunicación.

Disminuye tu estrés, ya que cuando estamos estresados nos enojamos con mayor facilidad y al mismo tiempo, el enojo genera una gran cantidad de estrés, que nos impide analizar y tomar decisiones adecuadas, para solucionar los problemas.

Es importante que reconozcas las causas y consecuencias de tu enojo, los mitos y creencias equivocadas que influyen en tu forma de manejarlo y que aprendas a manejar la crítica.


¡Conoce mi nuevo libro!
"No sufras las crisis, RESUÉLVELAS"!
Descubre cómo superar las crisis, vencer el estrés,
mejorar tu autoestima y resolver los problemas.

Haz click en la foto:








Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Citas:
Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.






Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones








Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.

¿Quieres saber
algo muy importante?

Haz click aquí:___.
Ahora





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.