Cómo superar la dependencia emocional 


Descubrir cómo superar la dependencia te permite darte cuenta de lo que necesitas aprender para eliminar tu sufrimiento y tener mejores relaciones.



¿Estás en una relación, que te causa sufrimiento?

Acaba con el dolor,

rompe con la dependencia emocional.



“Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La existencia no admite representantes”. Jorge Bucay (Médico psiquiatra, terapeuta gestáltico y escritor argentino).



Descubre cómo superar

la dependencia emocional



¿Necesitas, constantemente, sentir y comprobar que cuentas con el amor de tu pareja o de alguna persona que es especial o importante para ti?

¿Tu bienestar emocional depende de que esa persona esté bien contigo y/o se sienta a gusto, contenta y de buen humor?

¿Te angustia sobremanera, la posibilidad de que se enoje contigo y, sobre todo, de que pueda alejarse de ti?

Si es así, muy probablemente, estamos hablando de una dependencia emocional.


La diferencia entre amar a una persona y depender emocionalmente de ella depende, básicamente, de cómo funcionamos tanto emocional, psicológica y conductualmente, en relación a dicha persona.


Cuando la amamos, podemos funcionar, perfectamente, como individuos independientes. Es posible que nos guste tomarla en cuenta cuando tomamos nuestras decisiones, sobre todo las importantes o cuando llevamos a cabo algunas de nuestras actividades preferidas, pero nuestra vida no está determinada por dicha persona. La amamos o deseamos estar con ella, pero no la necesitamos para poder estar bien.

Cuando dependemos emocionalmente de alguien, siempre estamos emocionalmente insatisfech@s y pensamos que únicamente esa persona puede satisfacer nuestras carencias y que debe hacerlo en todo momento.


Si somos dependientes necesitamos de la relación, pero al mismo tiempo la sufrimos, nos es imposible disfrutarla plenamente y mucho menos, mantener nuestra individualidad.

En este punto, es necesario estar conscientes de que se puede establecer una relación de dependencia con cualquier persona, un jefe, un/a amig@, familiar, etc. y no, únicamente, con una pareja. El único requisito es que nosotros sintamos que no podemos salir adelante sol@s, que somos incapaces e impotentes y que veamos a alguien más, como más capaz, importante y valios@ para nosotr@s y, sobre toda, necesaria.


La dependencia emocional se inicia cuando somos pequeñitos y a esa edad sí es indispensable, porque realmente dependemos de otras personas para subsistir. Pero a medida que crecemos y maduramos, debemos, poco a poco, irnos fortaleciendo e independizarnos poco a poco. Sin embargo, siempre puede existir una pequeña necesidad por determinadas personas, ya que ésta puede favorecer nuestros vínculos importantes con ellas, siempre y cuando, sea pequeña y manejable por nosotr@s.


Generalmente, la dependencia emocional esta provocada por haber vivido una infancia de mucha pobreza en esta área, mal manejo de las pocas emociones que podían llegar a expresarse y, con frecuencia, haber sido víctima de hogares disfuncionales.




Qué puedes hacer.

El primer paso para que puedas vencer la dependencia emocional es, que aceptes que eres dependiente, que es el resultado de lo que viviste, pero que necesita ser modificado y que para lograrlo es importante que hagas el esfuerzo necesario para dejar de serlo. Que reconozcas que tienes un problema y lo admitas, sin perder el tiempo buscando culpables, ni en los demás, ni culpándote a ti mismo.

Es necesario, también, que desde un principio trabajes para desarrollar y fortalecer tu autoestima. Ten en cuenta que, para amar realmente a una persona, primero debes aprender a amarte a ti.


Para empezar, haz una lista de todos los momentos en los que has sufrido, debido a la relación de dependencia que estás manteniendo y pregúntate si vale la pena ese sufrimiento y cada vez que sientas deseos de dejar de esforzarte para acabar con esta actitud tan negativa, piensa en esta lista y en el sufrimiento que has vivido.


Analiza que significa para ti, la soledad. ¿Implica que no eres digno de ser querid@ y por eso estás sol@. Si esta es tu creencia, estás equivocad@, la cantidad de gente que te rodea, no tiene nada que ver con tu valor como persona. y además, puedes estar sol@ y disfrutar de esos momentos.

¿Temes quedarte sol@, por las emociones y pensamientos que pueden surgir en esos momentos, en los que no hay quien te distraiga? Es mejor enfrentarse y manejarlos, cambiarlos o eliminarlos, que enmascararlos con gente y ruido, porque finalmente, siempre van a acabar surgiendo y con mucha mayor fuerza.

Recuerda que ni la soledad ni la socialización son buenas o malas en sí mismas, lo son dependiendo de la función que puedan jugar y de la cantidad de tiempo que ocupen en tu vida. Como en todo, lo mejor es encontrar un buen equilibrio.

Comienza a llevar a cabo actividades tú sol@, sin pedirle a tu pareja que te acompañe o las realice contigo y empieza a buscar momentos en los que estés sol@.


Aprende a detectar tus necesidades y deseos y a satisfacerlos tú mism@. No esperes que otra persona lo haga y si se ofrecen a llevarlo a cabo, agradécelo, pero diles que prefieres hacerlo tú mism@. Esto aumenta tu autoestima y fomenta tu independencia.

Empieza por expresarle a los demás y, sobre todo a la persona de quien dependes, algunos de tus deseos y necesidades. Es posible que esto te angustie, sobre todo en un principio, por lo tanto, respira, relájate y di: “A mí me gustaría…” o “En estos momentos yo quisiera o preferiría…”


Cuando sientas que necesitas darle gusto a tu pareja para tenerla contenta o evitar que se enoje contigo, pregúntate “¡que puede suceder si se molesta conmigo? A continuación, escribe todo lo que se te ocurra y luego, analiza cada uno de esos pensamientos y cambia aquellos que sean exagerados, poco objetivos, ilógicos o negativos, por otros más adecuados.


Aprende a poner límites. Practica diciendo que “no”, primero ante cosas muy simples y sin importancia, para ir ampliando esta conducta a situaciones más significativas.

Busca que tu círculo de amistades sea mayoral que tienes en estos momentos y divide tu tiempo entre ellos, para que no estés centrad@, únicamente, en la persona de quien dependes.


Ten en cuenta que te aferras a esa persona por miedo. Por lo tanto, es importante que trabajes para descubrir cuáles son tus miedos y aprendas a superarlos.

Busca actividades que te den satisfacción y/o bienestar personal y dedícales un tiempo, para que tu relación de pareja no sea el único elemento importante en tu vida.

Aprende a responsabilizarte de ti mismo, de tus conductas, pensamientos y sentimientos y toma el control de tu vida.




Si deseas buscar algún artículo en especial,
escribe, en el cuadro que se encuentra a continuación,
la palabra que indique el tema que estás buscando
y da click en donde dice search.

advanced



Lic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clínica.
Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitiva.
Terapia por Internet. por videoconferencia.
Citas:
e-mail: bienestar.e@gmail.com



¿Sobre qué temas te gustaría leer?
¿Puedes calificar este artículo, por favor?

Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.




Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.