¿Cómo aprender, a ser mejor persona?


Cuando te preguntas cómo ser una mejor persona, estás dando el primer paso para tener una vida más plena y con mayor bienestar y felicidad. Aprender a hacerlo, es simplemente, desarrollar habilidades que todos tenemos.



¿No sabes, qué hacer para poder cambiar?


Aquí, puedes aprender.



" El paso más importante en el crecimiento es volverse un conocedor de uno mismo, de lo peor y lo mejor de mí." Jorge Bucay (psicodramaturgo, terapeuta gestáltico y escritor argentino).



Descubre lo que necesitas.  

¿Deseas ser mejor persona, pero no sabes cómo?

Este problema surge ante muchas de las situaciones que vivimos diariamente, ya que una cosa es saber lo que deseamos conseguir y otra, muy diferente, qué es lo que tenemos que hacer para lograrlo.

Por este motivo, vamos a ver algunos puntos que nos pueden ayudar en este aspecto.

1.- En primer lugar, tenemos que estar seguros de que realmente queremos trabajar para mejorar y tener muy claro el por qué queremos hacerlo. Es decir, ver si verdaderamente es un deseo y una decisión personal y, por lo tanto, sí estamos dispuestos a hacer el esfuerzo necesario o si sólo lo estamos diciendo para quedar bien con nosotros mismos o con alguien más.

Para aclarar este punto, podemos hacer una lista de lo que esperamos obtener si cambiamos o mejoramos en los aspectos elegidos, analizando objetivamente, si es factible obtener lo planteado y, una vez terminada la lista, ver si para nosotros, vale la pena el trabajo que implica.

2.- En segundo lugar, debemos tener muy claro y definido de manera específica, qué es lo que queremos obtener.

Decir, “quiero ser mejor persona”, es tan amplio que, difícilmente, podemos trazar un plan concreto, fácil de seguir y de evaluar, pero si decimos, “quiero controlar mi enojo con mi pareja”, podemos ver cuándo y por qué se da, que pensamientos lo despiertan, etc. y así, ver en que nos necesitamos enfocar.

3.- Es necesario que estemos conscientes de que, cambiar un aspecto se lleva un tiempo, pero ser mejores personas se lleva toda la vida, ya que es un proceso continuo, pero que va paso a paso, al ritmo de cada persona.

4.- Cuando tenemos un problema o una emoción negativa, necesitamos darnos un espacio de tiempo en el que podamos estar solos, para preguntarnos qué sucedió, por qué nos afectó, por qué reaccionamos de determinada manera y qué pensamos de la situación, de las personas involucradas y de nosotros mismos. De preferencia, es mejor hacerlo por escrito.

Esto nos ayuda a conocer poco a poco, algunos de nuestros valores, actitudes, pensamientos y sentimientos y nos permite ver, cómo reaccionamos cuando los primeros están involucrados.

5.-Es importante que revisemos, cómo es el comportamiento de la mayoría de la gente con la que nos relacionamos. Si una persona se enoja con nosotros, puede ser problema de la persona, pero si muchas personas se enojan, impacientan, se muestran groseros, etc., algo estamos haciendo nosotros. Si es así, tenemos que tratar de ver cuál es nuestra actitud y corregirla.

6.-Es indispensable que aceptemos, que hay cosas en nosotros, en los demás y en lo que sucede a nuestro alrededor, que no podemos cambiar o controlar, por lo tanto, es mejor que nos enfoquemos, exclusivamente, en lo que sí podemos mejorar en nuestra persona.

7.-Dicen que se necesitan 21 días para cambiar un hábito o integrar una nueva conducta. No es cierto. Cada persona necesita un tiempo diferente. No debemos compararnos con nadie, pero tenemos que practicar todos los días.

8.- Debemos analizar las razones por las que nos proponemos cada cambio o cada nuevo aprendizaje. Si lo hacemos por los demás, no sirve. Si es para darle gusto a alguien, evitar una crítica, porque es lo que está de moda, etc., ni siquiera debemos empezar, porque no lo vamos a lograr y nos vamos a frustrar o a desilusionar. Tenemos que hacer lo que realmente deseamos, por nuestro bienestar y felicidad.

9.- Es necesario que aceptemos nuestros límites sin criticarnos y que disfrutemos de nuestros logros. Todos tenemos facilidad para ciertas cosas y limitaciones para otras. Si no tenemos, por ejemplo, habilidad para pintar, no debemos ponernos como meta, destacar como pintores. Sin embargo, si nos gusta la pintura, si podemos proponernos, aprender lo suficiente como para hacer de ella, una actividad que nos produzca placer y diversión.

10.- Es importante tener en cuenta que, el hecho de que nosotros estemos mejorando, no significa que los demás tienen que hacerlo y, mucho menos, que debemos de presionarlos para que lo hagan. Aunque nosotros veamos los beneficios, cada persona tiene su tiempo y debe tener la libertad para tomar sus propias decisiones.

11.- Tenemos que buscar actividades que podamos disfrutar y nos den satisfacción. No podemos ser buenas personas, si constantemente estamos insatisfechos o infelices.

12.-Es conveniente que desarrollemos la empatía. Ésta es, tratar de comprender cómo se sienten las demás personas, en las diferentes situaciones que viven. Esto nos va a permitir aceptarlas y relacionaros con ellas de una manera diferente.

13.- Es indispensable que estemos conscientes de que nuestro valor personal depende de nuestra esencia como ser humano y no de las cosas que hacemos o que tenemos, por lo tanto, no debemos compararnos con los demás, para calificarnos o valorarnos.

14.- Nuestra meta debe ser mejorar, pero no debemos aspirar a la perfección, ya que ésta no existe. Es necesario que reconozcamos nuestros logros y que los disfrutemos

15.-Las siguientes conductas deben de ser parte de nuestros hábitos del día a día:

a) Sonreírle a toda la gente, pero haciéndolo con gusto.

b) Pedir lo que deseamos, siempre por favor y con un tono de voz agradable.

c) Dar las gracias, cada vez que nos hagan un favor, por pequeño que sea o que nos den algo.

d) Agradecerle a la vida, a Dios, la suerte o a lo que cada quien quiera, todo lo positivo que sí tenemos, en todos los aspectos de nuestra vida.



Psic. Silvia Russek

Lic. En Psicología Clínica.

Especialidad en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.

Terapia por Internet, por videoconferencia.

Citas: e-mail: bienestar.e@gmail.com


¿Sobre qué temas te gustaría leer?
¿Puedes calificar este artículo, por favor?

Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.



Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.