Relación entre la comida
y la insatisfacción personal.



Comer porque estamos tristes, deprimidos o insatisfechos, nos ayuda momentáneamente, a sentirnos mejor, pero no resuelve nuestro problema real: nuestro dolor interno.


¿Tus emociones y la comida,
están relacionadas?



¡Evítalo!



"Hacemos lo que sea, durante el tiempo necesario, para escapar del hábito de vivir, hasta que la evasión se vuelve el hábito".
David Ryan (Cantante y compositor).






Esta sección te ayuda a:


1.- Comprender la relación entre la comida y las emociones.

2.- Saber qué hacer.





¿Qué papel juega la comida,
en tu vida?


Creemos que nos conocemos perfectamente.
Sin embargo, a veces nuestra familia o amigos opinan sobre nuestra forma de ser o de actuar y no sólo estamos en desacuerdo, sino que, incluso, nos puede molestar.

Es algo que a todos nos pasa, con mayor o menor frecuencia.

A veces ellos no tienen razón, porque juzgan a través de su forma de ser, sus valores y preferencias y su manera muy personal, de percibir lo que sucede a su alrededor.

Pero en muchas ocasiones, sobre todo cuando son varias las personas que nos dicen más o menos lo mismo, debemos prestarles atención.
En estos casos, es muy posible que ellos tengan razón y nosotros estemos equivocados.

Con frecuencia, nos es difícil ver o aceptar algunos de nuestros pensamientos, conductas, actitudes o sentimientos, porque reconocerlos nos hace sufrir.
Esto es normal y nos pasa a todos.

Por eso, cuando somos adictos a la comida, nos es difícil reconocerlo y generalmente lo negamos.
Sobre todo, si no tenemos problemas con nuestro peso.

No es necesario estar gordo o comer mucho para tener esta adicción.

Somos adictos a la comida si:

  • "Necesitamos" comer algo, sin tener hambre,

  • comemos cuando nos sentimos emocionalmente mal:

    • Tristes,

    • angustiados,

    • estresados,

    • deprimidos,

    • enojados,

    • aburridos,

    • etc.



  • pensamos mucho en la comida,

  • dejamos otras actividades, por algún motivo relacionado ella,

  • la usamos inconscientemente, para evadir una situación o persona, que nos hace sufrir o que no podemos manejar.

Si a ti te sucede lo anterior, tu relación con la comida esconde problemas muy importantes.

Este problema está relacionado con emociones que no sólo no podemos expresar, sino que, con frecuencia, ni siquiera podemos reconocer y aceptar.

El problema se incrementa, porque cuando una parte importante de tus pensamientos y de tu tiempo, están centrados en la comida y cuando te "anestesias" con ella, para no sufrir:

  1. Dejas de vivir y

  2. dejas de disfrutar.

Dejas de vivir, porque pierdes un tiempo que podrías ocuparlo en hacer muchísimas cosas para mejorar tu vida.
Dejas de disfrutar, porque si "dejas de sentir" para evitar el sufrimiento, tampoco puedes sentir, plenamente, las emociones positivas.

Además, llega el momento en que el dolor oculto crece tanto y los problemas no resueltos se vuelven tan importantes, que la comida ya no puede ocultarlos.

regresar al índice.





¿Qué hacer?

Lo más importante es que no te regañes por tu adicción o por falta de habilidades para manejar tu situación.

Hasta el día de hoy, hiciste lo que pudiste.
Lo que creías que era lo mejor.
O lo único que sabías hacer.

Pero hoy es un día diferente.
Marca el inicio de un camino, hacia una vida mejor.

Escribe un cuento sobre una niña o niño que te represente, pero ponle un nombre diferente.
Cuenta los momentos más importantes de su vida, desde que era pequeño, hasta que llegó a ser adulto.

Lo que le sucedió, cómo se sentía y que hacía cuando tenía un problema y se sentía mal.
Cómo reaccionaba la gente a su alrededor, ante sus sentimientos y sus conductas.

Puedes dividirlo en capítulos para escribirlo en varios días y tener el tiempo que necesitas para hacerlo.
Guarda lo que escribiste, durante unos días y después léelo, como si estuvieras leyendo un libro sobre alguien desconocido.

Contesta, por escrito, las siguientes preguntas:
¿Qué le faltaba a ese pequeño?
¿Qué piensas del niño y del adolescente y adulto en que se convirtió?
¿Del tipo de vida llevó?
¿De las personas importantes en su vida?

Escribe todo lo que se te ocurra, sin pensarlo ni juzgarlo.
Ahora escribe qué puedes aprender de esta historia.
¿Cómo puedes aplicar lo que aprendiste, a tu vida actual?

Recuerda que no se trata de buscar culpables, ni enojarnos con la gente que influyó en nuestra manera de ser.
Ellos también hicieron, lo único que podían.
Pero ahora la decisión y el control lo tienes tú.

Si te es difícil o te angustias al escribirlo, no recurras a la comida para sentirte mejor, ni dejes de hacer el ejercicio.
Cierra tus ojos, haz algunas respiraciones lentas y profundas y di, de preferencia en voz alta y concentrándote en lo que estás diciendo:

"La comida no soluciona mis problemas y el malestar que siento es pasajero.
Yo soy más fuerte que esos sentimientos.
Yo soy la solución.
Soy un adulto y puedo enfrentarme y resolver mis problemas".

A partir de lo que escribiste, decide que es lo que crees que necesitas actualmente o que te podría ayudar emocionalmente.
¿Cariño, compañía, mejorar tu autoestima, aprender a pedir lo que necesitas, perdonarte a ti mismo y/o a alguien más, etc.?
Busca una manera adulta y responsable para obtenerlo.

Tú puedes lograrlo.
Ya no eres ese niño pequeño e indefenso, con pocas habilidades.

Lleva un diario en el que vayas escribiendo tus sentimientos y pensamientos, éxitos y fracasos.
No te desanimes ante éstos últimos.
Todos aprendemos actuando, equivocándonos, corrigiendo y volviendo a actuar.

Posiblemente necesites que alguien te ayude.
Si recurres a un familiar o amigo, analiza bien antes de escoger.
Necesitas alguien que te escuche con respeto y empatía, que no te critique, se burle o utilice después esa información y que no te de "cuerda".

Aprende las habilidades que te pueden ayudar a:
Mejorar tu autoestima, reconocer tu estilo de pensamiento y cambiar tus pensamientos equivocados, ponerte metas alcanzables y elaborar un plan para obtenerlas, disminuir el estrés, aprender a comunicarte adecuadamente, etc.

No quieras abarcar demasiado o esperar resultados inmediatos.
Cambiar hábitos y desarrollar nuevas habilidades toma tiempo.








Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Citas: Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:




Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.


powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.






Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones





Hola. Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.
Tengo más de 35 años de experiencia
Este blog tiene más de 200,000 visitantes mensuales.



Adquiere mi libro


¡Bájalo Ya!




¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com




¿Te sientes así?





Rompe las cadenas que te impiden lograr el bienestar.





Mi libro:
"Volver a Vivir,
Volver a Reír"


te da el
bienestar y satisfacción
que estás buscando.

Visita la página:

www.vencelacrisis.com.




Visita la página:

Recupera a tu esposa.