El cáncer y nuestra
imagen corporal



La Imagen corporal y la autoestima son dos aspectos que deben de ser trabajados desde el inicio del cáncer, para evitar que el sufrimiento del paciente se incremente de manera importante.




¿Tu aspecto físico te está afectando?



Construye una imagen corporal

positiva y fuerte.



Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____


"Antes de creer en la imagen corporal que estamos percibiendo, deberíamos cuestionarnos con qué color de cristales y con qué aumento la estamos percibiendo. Silvia Russek.





Este artículo te ayuda a:


1.- Entender la relación entre el cáncer y la imagen corporal.

2.- Saber qué hacer.







Relación entre el cáncer y nuestra imagen corporal.

Una de las cosas que más se ve afectada cuando tenemos cáncer es nuestra imagen corporal.

Nuestra imagen corporal es algo muy personal que no tiene nada que ver con lo que ven los demás, ni siquiera con la realidad. Es la idea que tenemos de nuestro propio cuerpo y por lo tanto, abarca nuestra manera de pensar, sentir, actuar y relacionarnos con los demás, a partir de este aspecto.

Cuando tenemos una imagen corporal negativa vemos nuestro cuerpo de una manera muy distinta a como realmente es y tendemos a destacar todos sus aspectos negativos y lógicamente, esto repercute en nuestra conducta.

Tendemos a sentirnos inseguros, avergonzados, ansiosos y con frecuencia podemos evitar tener contacto con otras personas para que no nos vean.

No importa cómo era nuestra imagen corporal antes del cáncer. Desafortunadamente, la cirugía y los efectos secundarios de los tratamientos pueden provocar que a partir de dicha enfermedad, ésta se vuelva negativa y sobre todo, debido a que sí estamos partiendo de algún cambio físico que puede resultar desagradable y que dentro del dolor físico y emocional que estamos viviendo, podemos llegar a exagerarlo y a provocar con ello un sufrimiento aún mayor.

Esta situación puede empeorar, debido a la vulnerabilidad que podemos sentir y a que nos volvemos más sensibles a la reacción de la gente que nos rodea, que puede ser negativa e inadecuada.

En estos casos, como a lo largo de todo el proceso, tanto nuestra interpretación como la actitud que tomemos es determinante. Si tenemos una actitud pesimista, podemos ver, por ejemplo, una cicatriz, como una deformación que va a influir muy negativamente en todas las personas que nos vean, por lo que si está en la espalda, vamos a evitar usar traje de baño e incluso ir a la playa.

Por otro lado, si nuestra actitud es positiva, podemos ver esa misma cicatriz como un símbolo de nuestra lucha por nuestra vida y por lo tanto, ni nuestra imagen corporal ni nuestra forma de vida se van a ver afectadas.

Es importante que tengamos en cuenta que aunque la presión social puede ser fuerte, no tenemos por qué dejarnos llevar por ella, pero para eso es necesario fortalecer nuestra autoestima y trabajar nuestros pensamientos negativos y distorsionados.

Un ejemplo de dichos pensamientos es:

“Es importante evitar la crítica y/o el rechazo de los demás, porque si me critican y rechazan (por mi aspecto físico) significa que soy una persona poco valiosa”.

Este pensamiento es irracional porque nuestro valor personal no depende de mi aspecto físico, ni de lo que piensan o sienten las personas sobre éste. Nuestro valor está determinado por nuestra capacidad para pensar, sentir, reír y sobre todo, tener consciencia de nosotros mismos, así como por el potencial que tenemos para utilizar todo esto para desarrollarnos emocional, psicológico y espiritualmente y este valor no varía, es igual en todo momento, independientemente de lo que hagamos, de la situación en que nos encontremos o de lo que tengamos o dejemos de tener. Además, los pensamientos y sentimientos de la gente son cambiantes y completamente subjetivos.



regresar al índice.






¿Qué hacer?


Analiza tus creencias respecto a lo que consideras normal o bonito así como respecto a con qué o quién te estás comparando para calificar tu cuerpo y aceptarte o rechazarte

Recuerda que lo que se considera bello o sexualmente atractivo en una cultura no necesariamente se considera igual en otras. Estos parámetros son totalmente subjetivos y cambiantes.

No descuides tu arreglo personal. Es importante que te sientas arreglad@, Que tu ropa esté siempre limpia y bien combinada, etc.

Si se te cayó el pelo y te sientes incómodo, puedes usar una gorra y si eres mujer usa una bonita mascada, turbante, peluca, etc., a menos que te guste y te sientas bien andando sin nada en la cabeza. Pero recuerda siempre que no tiene nada de malo y no tienes nada que esconder. La falta de cabello es un símbolo de que estás luchando por tu vida y simplemente por eso mereces admiración y respeto.

Trabaja para fortalecer tu autoestima y aceptarte tal y como eres, con tus defectos  y cualidades y sobre todo sabiendo que una cicatriz, la falta de un órgano o de una parte de tu cuerpo, no te cambia como persona. Tu esencia, tu valor como ser humano, siguen siendo los mismos y la gente que te quiere, te quiere igual.

Aprende a valorarte por lo que eres como persona, independientemente de tu cuerpo. Sin embargo, eso no significa que dejes de arreglarte o que la parte física tiene que perder importancia. Si te gusta sentirte bien o guap@, busca la manera de lograrlo, sin exagerar y estando consciente de que sí hay cosas que podemos cambiar o mejorar y otras ante las que no podemos hacer nada. Si terminaste la quimioterapia, te va a volver a crecer el pelo, pero las cicatrices u otras pérdidas que has vivido, no van a cambiar y tienes que aprender a aceptarlas y a vivir con ellas. Puedes hacerlo si aprendes a cambiar tus creencias y pensamientos distorsionados y equivocados.

Evita la autocrítica. Cuando no puedas hacerlo, contraatácala, con argumentos firmes y objetivos.

Trátate, como tratarías a tu mejor y más querida amigo, no te sobreexijas.

Busca crecer a partir de esta experiencia y encuentra los puntos positivos de la misma. Toda situación tiene aspectos positivos y negativos, de nosotras depende a cuáles les damos más importancia. No pienses en lo que ya no puedes hacer, sino en todo lo que sí puedes obtener y llevar a cabo.

Cuida y protege tu cuerpo y tu salud. Aliméntate sanamente, si te es posible, haz ejercicio, trata de dormir lo que tu cuerpo necesita y si no puedes, por lo menos relájate un par de veces al día, mantente activo, etc.

Recuerda que más importante que el cambio físico que hemos sufrido, lo es el significado y la importancia que nosotros le damos a dicho cambio. El verdadero problema no está en nuestro cuerpo, está en nuestra mente.

En ocasione, nosotros nos vemos mucho peor de como nuestro cuerpo está en realidad. Esto se debe a lo que se conoce como una alteración perceptiva que provoca una distorsión de la imagen corporal. Cuando esto sucede y no podemos manejarla, es recomendeble buscar la ayuda de un terapeuta.

Trata de aceptar los cambios y defectos como lo que son, resultados pasajeros de los tratamientos o símbolos de tu lucha y muy probablemente del éxito por vivir. Cuando logras aceptarlos, puedes desarrollar y mantener una imagen corporal positiva y podrás manejar las decepciones y contratiempos de tu vida diaria.



Si estás contento con tu vida y sentimientos actuales, NO hagas click aqui____





Psic. Silvia Russek
Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Terapia por internet, a través de videoconferencia.
Informes aquí_ o en e-mail: bienestar.e@gmail.com




¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.





Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia.



Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.


Adquiere mi libro

¡Bájalo Ya!


¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?

Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com



¿Estás viviendo una época difícil, porque no puedes resolver tus problemas preocupaciones y conflictos?

 ¿Te sientes agobiado por el estrés, ansiedad, etc.?

 Mi libro "Volver a Vivir, Volver a Reír"

te da el bienestar y satisfacción que estás buscando.
Visita la página:

www.vencelacrisis.com.