La agresión
y sus manifestaciones.



Aprende a manejar tu agresión y podrás mejorar tus relaciones, evitar muchos problemas y tener una vida más sana, productiva y satisfactoria.



¿Te consideras agresivo?




¿Qué piensan los demás?




"La agresión es, en sí misma, destructiva de las relaciones.
Las personas y las ideas se enfrentan unas a otras, pensando que para sobrevivir, tienen que destruir la posición contraria".
Georgia Lanoil (Escritora americana).





Esta sección te ayuda a:


1.- Comprender las diferentes formas de agresión.

2.- Saber qué hacer.




Diferentes formas de agredir.


La agresión es una conducta que busca causar un daño.
Éste puede ser físico, verbal, emocional, psicológico o material.

Creemos que una persona se pone agresiva, sólo cuando está muy enojada.
Y pensamos que agredir significa gritar, insultar o pegar.
Pero no es así.

Con frecuencia, estamos siendo agresivos y no nos damos cuenta, porque aparentemente no estamos enojados o porque creemos que nuestra conducta es la "normal" y adecuada.

Por eso es importante conocer las diferentes formas de agredir y sus motivos, para evitar que forme parte de nuestra conducta.

Recuerda que, a largo plazo, la agresión, nunca es una buena solución.






Los diferentes tipos de agresión son:
  1. Emocional,

  2. instrumental,

  3. pasiva,

  4. proyectiva,

  5. disfrazada,

  6. defensiva,

  7. sexual.






Agresión emocional.


Este tipo de agresión es la que todos identificamos con facilidad.

Es la expresión de nuestro enojo, cuando nos sentimos atacados, amenazados, humillados, frustrados, etc.
Es una respuesta automática, generalmente intensa, en donde no pensamos, sólo actuamos, reaccionamos.

Se da en las personas impulsivas, muy emotivas o en aquellas que no aprendieron a relacionarse o defenderse de otra manera.
Cuando usamos esta agresión, es para:

  • Desquitarnos, vengarnos o

  • lastimar al otro y evitar que nos lastime.


regresar a formas de agresión.






Agresión Instrumental.


La principal característica de la agresión instrumental es que tiene un objetivo.
La utilizamos para conseguir algo que deseamos:
Poder, estatus, un beneficio económico, hacer quedar mal a otra persona, sentirnos fuertes e importantes, etc.

Por ejemplo:
Gritarle o amenazar a nuestros empleados, pareja, hijos, etc., para que hagan todo lo que nosotros queremos y/o sentir que tenemos el control.

Humillar a los demás, para sentir que somos más fuertes, poderosos o importantes que ellos.

No es necesario que estemos enojados, para utilizar este tipo de agresión.


regresar a formas de agresión.





Agresión pasiva.


Esta forma de agredir es una manera, muy sutil y encubierta, de dejar salir nuestro enojo, resentimiento u hostilidad.

Por ejemplo:

  • "Olvidarnos" de hacer o decir cosas, que para otras personas son importantes o necesarias,

  • ignorar a alguien,

  • hacer "pequeñas bromas", que humillan a los demás,

  • contar en público errores o intimidades de alguna persona, haciéndola sentir mal, etc.

La intención es perjudicar, hacer sentir mal o manipular a alguien, pero escondidos detrás de una apariencia de sumisión e incluso de "bondad".

Las personas que utilizan esta agresión, lo hacen porque:

  • Están resentidas con la autoridad o con algunas personas,

  • tienen problemas de autoestima y no se atreven a expresar su molestia o coraje abiertamente,

  • están acostumbradas a reprimir o negar sus emociones,

  • no aprendieron una manera correcta de expresar su enojo y solucionar sus problemas.

En algunos casos, las personas que agreden pasivamente, no se dan cuenta de su propia agresión.

No son capaces de afrontar un problema o a una persona, cara a cara y de forma directa, de modo que recurren a formas indirectas para manejar la ansiedad y la frustración que sienten.

Este tipo de agresión es muy común.


regresar a formas de agresión.





Agresión proyectiva.


Es la agresión que utilizamos para descargar nuestro coraje, pero sin dirigirla hacia la persona que provocó nuestro enojo.

Este tipo de agresión está relacionada con una autoestima baja, incapacidad para resolver conflictos adecuadamente, creencias equivocadas respecto a nuestras emociones, relaciones, etc. y nuestra dificultad para reconocer y aceptar lo que sentimos y pensamos.

Por ejemplo, nos enojamos con nuestro jefe porque pensamos que fue injusto con nosotros.
No le decimos nada, para evitar problemas mayores o porque pensamos que no nos va a entender, pero llegamos a la casa y le gritamos a nuestra pareja.

En ocasiones, este tipo de agresión es inconsciente.
Es decir, no nos damos cuenta de la intensidad de nuestras emociones o de su causa real.
Pensamos que nuestro enojo está provocado por la persona a la que estamos agrediendo.


regresar a formas de agresión.





Agresión disfrazada.


Es aquella que no consideramos agresión, sino simplemente "la conducta adecuada" para esa situación.

Por ejemplo:

  • Gritarles a los niños, para "poner límites y disciplinarlos",

  • ponerle apodos humillantes a las personas, como expresión de "cariño", porque todos lo hacen o porque nos parece gracioso.



regresar a formas de agresión.





Agresión defensiva.


Es la agresión que utilizamos para defendernos de un daño físico, para defender a otra persona o para proteger objetos o propiedades que podemos perder.

En este caso, la meta no es dañar o destruir, sino preservar la vida y propiedades importantes.

Este tipo de agresión es justificable, sólo cuando el daño es físico (contra nuestra persona u otra persona o cuando el agresor busca la destrucción o daño de objetos importantes) y ante una agresión sexual de cualquier tipo.

Cuando existen otras opciones, como hablar, retirarse, buscar ayuda, etc., no se justifica.


regresar a formas de agresión.





Agresión sexual.


Se refiere a cualquier conducta sexual, que no es aceptada libremente, por cualquiera de las personas involucradas.

Se considera agresión, el simple contacto físico de los senos u órganos sexuales, sin el permiso de la otra persona o cuando se trata de un menor.

Es un acto de violencia, en el que la persona (hombre, mujer o niño) que es agredida, se siente humillada y lastimada física y/o emocionalmente.

Con frecuencia, sobre todo en la violación, no está basada en el deseo sexual, sino en la ira, el poder y el deseo de control, utilizando la fuerza o la amenaza.



regresar al índice.





¿Qué hacer?


Todos agredimos en algunas ocasiones.
No por eso, la agresión está justificada.
Simplemente nos permite aceptar, que a veces, somos agresivos y que debemos evitarlo.

Podemos tratar de reconocer cuándo y por qué lo hacemos, sin sentirnos culpables y aprender a evitarlo.

Contesta el cuestionario sobre agresión, para tener una mayor información sobre tu forma de responder ante ciertos problemas o personas.

Revisa cada una de las diferentes formas de agredir y trata de ver en qué ocasiones actúas así.

Analiza cuales pueden ser tus motivos.
¿Te sientes indeguro o con una autoestima baja, ante ciertas personas o situaciones?
¿No conoces otra forma de obtener lo que deseas?
¿Te cuesta trabajo reconocer y controlar tus emociones?

Aprende a manejar la frustración y revisa los artículos que tratan sobre la influencia de nuestros pensamientos en nuestras emociones, sobre los diferentes estilos de pensamiento que influyen en nuestra forma de actuar y la manera de modificarlos.

Mejora tu comunicación, siguiendo algunos tips y aprende a relajarte y a respirar adecuadamente, para tener un mayor control.

¿Cómo esta tu nivel de autoestima? Está baja?
Quizás esa es una de las razones de tu agresión.

Aprende a manejar la crítica de los demás y tu manera de hablar contigo mismo.

En los diferentes artículos sobre el coraje, sus causas y consecuencias y sus manifestaciones, encontrarás información que te puede ayudar.



Psic. Silvia Russek.
Lic. en Psicología Clinica.
Maestría en Terapia de Pareja.
Citas: Tel. 044 55 1924 9863 (Ciudad de México).
e-mail: bienestar.e@gmail.com

Visita el blog mi bienestar
haciendo click en la foto:



Encuentra en este sitio el tema que te interesa
escribiendo la palabra en el rectángulo
y haciendo click en la palabra find.

powered by FreeFind





¿Sobre qué temas te gustaría leer?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


¿Puedes calificar este artículo, por favor?
Tu e-mail no queda registrado, por lo que no vas a recibir respuesta.


Agrega este sitio a tus favoritos para que siempre tengas
una opción para sentirte mejor.





Recuerda:

El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.




Página de inicio ¿Quién soy? Tú-y-yo Obstáculos en nuestro camino Técnicas y soluciones Cuestionarios Estrés Divorcio Autoestima Emociones







Hola.
Tú me conoces.
Soy Silvia Russek.

¿Quieres saber
algo muy importante?

Haz click aquí:___.
Ahora





¿Estás viviendo
una situación difícil?

¿Necesitas ayuda,
un consejo
o una terapia?



Consúltame.
Escribeme a:
bienestar.e@gmail.com









¿Sabes cuánto vales,
en realidad?.





Sitios recomendados

Recupera
a tu esposa.